Carlos Rivera

El programa “Créditos a la Palabra” implementado por López Obrador y que se originó en mayo pasado como apoyo a la población por el problema del COVID-19 ha resultado un fraude para la población mexicana, aunque servidores de la nación afirman que dicho programa es de rápida entrega actualmente existen beneficiarios que lo solicitaron desde hace tiempo y aun no reciben dicha ayuda económica.

El programa social consiste en la ayuda financiera para microempresas familiares, y de acuerdo a información del Gobierno Federal se entregarían un millón de apoyos de 25 mil pesos cada uno, sin embargo, algunos beneficiarios recibieron la “tarjeta para el bienestar” sin fondos, los afectados afirman que cumplieron en tiempo y forma con todos los requisitos para recibir 25 mil pesos a través del programa.

De acuerdo a una investigación periodística se reveló que una solicitante, dueña de un negocio de cosméticos en, Puebla, recibió la tarjeta el pasado 22 de agosto y hasta la fecha no he recibido ni un solo peso.

Asimismo, denunció que más de 5 mil microempresarios, pequeños comerciantes y prestadores de servicios formales e informales de Puebla, Veracruz y la Ciudad de México se contactaron a través de redes sociales y formaron grupos de WhatsApp, para encontrar una solución a su problema.

Dichas personas han acudido a las oficinas de la Secretaría del Bienestar y la de Economía a denunciar el retraso en los depósitos, pero solo los traen “vuelta y vuelta”. Ante las denuncias, la Secretaría de Economía reconoció el problema y reveló que son al menos 82 mil las tarjetas entregadas sin fondos.

Algunos afectados explican que cuando les entregaron la tarjeta del Banco del Bienestar les dijeron que tenían que esperar entre 17 y 20 días hábiles para que el depósito estuviera listo, pero pasaron meses y aún no llega el apoyo.

Incluso el pasado 21 de noviembre, taxistas, meseros, tianguistas y comerciantes informales de Puebla, entregaron una carta a la comitiva del presidente López obrador, durante su última visita a la entidad. A la fecha, aseguran, nadie les ha respondido.

Comenzaron los pagos 

Seis meses han pasado desde que se comenzó a entregar dichos apoyos con el objetivo de mitigar los efectos que causa la pandemia de COVID-19, el préstamo fue entregado a microempresarios, quienes utilizaron los recursos para pagar nómina de trabajadores, remodelar su negocio, comprar, entre otros motivos.

Pero, el tiempo de gracia que se dio para iniciar con el reembolso ya concluyó, pues la regla marca que los beneficiarios deben de comenzar a pagar a partir del cuarto mes en que se otorgó el crédito.

En su momento Graciela Márquez Colín, quien fuera secretaría de Economía invitó a los beneficiarios de los créditos, iniciar con la liquidación de su préstamo, pues afirmó que se trata de una acción solidaria para que el Gobierno vuelva a tener recursos para ampliar o extender el programa.

Los beneficiarios tienen que abonar 823.70 pesos cada 30 días a la cuenta donde recibió el dinero, en un pago de 33 meses ininterrumpidos para poder liquidar el crédito. En total, los usuarios deberán pagar 27 mil 182 pesos, lo que equivale al menos a 2 mil 187 pesos de intereses.