• Las redes sociales se han convertido en uno de los peores enemigos de López Obrador, cada error se refleja en una imagen negativa

Bernardo López Rosas

Las benditas redes se han vuelto en el peor enemigo del “Ganso”, quien será recordado como “El Cacas”, nombrado así después de haber mencionado en un evento, en Milpa Alta, que el corrupto es visto como “fuchi caca”, el pasado 9 de febrero.

El mote va a ser difícil de retirarlo del imaginario social de México, pues durante la semana surgieron una gran cantidad de Hashtags que hicieron alusión a la frase. Durante la visitá a Milpa Alta, también se refirió a que los corruptos son estigmatizados, sin embargo, quien salió tocado fue él, pues no han parado las burlas, principalmente en Twitter.

Hashtag tras Hashtag, el discurso del presidente López lo hundía más en sus dichos.

El clímax llegó cuando en un intento por explicar la rifa del avión (en la que no se va a rifar ningún avión) tuvo que pedir ayuda a los empresarios más ricos del país, sin embargo la acción es vista como un cobro de piso o una extorsión, las cuales también se vieron reflejadas en los trends de Twitter.

En el evento, se supo después, se repartió una hoja donde se le pedía a los magnates aportar como mínimo 20 millones de pesos, para la rifa del avión, que no rifa el avión. Pienso que todos los que acudieron, tuvieron que aflojar, so pena de provocar la furia del presidente Obrador (o “El Cacas”).

El punto álgido se puede ver cuando en la red social apareció el trend topic “Siri”, el cual llegó a los 35 mil tuits. Al revisarlo lo que pude observar es que se le preguntaba al asistente de Apple “¿Quién es el cacas?”, y sin titubear, Siri contestaba que era el presidente Obrador (o “El Cacas”).

Casualmente, después de realizar otros intentos, la asistente dejó de arrojar al Peje como el resultado más acertado, ¿No entiendo por qué?

No fue una buena semana para el presidente, quien también desdeñó los problemas de feminicidio en el país, y prefirió que su propaganda que envía cada mañana se dedicara a vender los cachitos de la rifa del avión, que no rifa el avión.

Y otro dato que también pasó desapercibido por los malabares del Ganso, es que en enero 2020, los empleos formales sufrieron una caída del 27 por ciento, lo que significa que es la cifra más baja desde 2010, de acuerdo a datos proporcionados por el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Estos datos reflejan que la economía del país no va bien, lo que significa que habrá mas desempleo, informalidad y los índices de inseguridad continuarán al alza.

La desesperación del Ganso se siente a flor de piel. Tuvo que ofrecer la detención de Emilio Lozoya para quitarse de encima todas las acusaciones en su contra.