Pedro Flores 

Una nueva “cortina de humo” sacó la presidencia de la República hace unos días, cuando en el Estado de Morelos AMLO dijo: “Habrá relevo generacional; los que vienen pueden ser mejores que yo, me voy a jubilar, es una declaración de principios, cumplo mi ciclo, la que viene o el que viene a sustituirme pueden ser hombres o mujeres mejores”, lo mejor para el pueblo, nada más que hay que recordar que él es el que designa que le conviene al pueblo.

La tentación imperial o Maximato siguen presentes al igual que las mentiras como aquella supuesta carta que firmó en donde se comprometía a no reelegirse y que dijo que se llevaría ante un notario, pero que la revista Forbes el julio 23, 2019 solicitó una copia certificada al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) del documento, a lo que se declaró:  Presidencia no encuentra documento de no reelección que firmó AMLO. qué era inexistente.

El destape el pasado 16 jul 2021 sobre la sucesión presidencial y las corcholatas más visibles hasta el momento son Ebrard y Sheinbaum a 3 años de la elección, dio oportunidad para que la atención de los medios y la ciudadanía estuvieran atentos a las precampañas de los antes mencionados quienes agregó a su viejo amigo Adán Augusto López, a quien lo puso de secretario de Gobernación

Con estos movimientos la opinión pública ha puesto en segundo lugar los verdaderos problemas que afectan al país continúan siendo la seguridad, la corrupción, la pobreza y la carestía, de acuerdo a los datos de la encuesta de mayo de la organización “México Elige”. Quien señala también que los funcionarios peor calificados son: Ana Gabriela Guevara como la figura política más corrupta, Manuel Bartlett. El tercer puesto lo ocupó el titular de Pemex, Octavio Romero seguido de   Alejandro Gertz Manero, fiscal General de la República.

El fin que todo está planeado para que México con AMLO viva otro “Maximato” período histórico y político de México entre 1928 y 1934, su nombre se debe a la influencia política que ejerció Plutarco Elías Calles (1877-1945), un político y militar con el título informal de “Jefe Máximo de la Revolución”, que ahora sería “Jefe Máximo de la Cuarta Transformación”.

Todos sabemos que AMLO no se va a jubilar ni a retirar de la política mientras su salud se lo permita, existe una gran similitud entre la época de Calles cuando dejó la presidencia y la actual;  Calles fue un actor fundamental, llegando incluso a iniciar el “dedazo”… ahora es “lo que diga mi dedito” y elegir a Pascual Ortiz Rubio (1930-1932), quien renunció al cargo, y Abelardo Rodríguez (1932-1934) como presidente interino, siendo ambos gobiernos sometidos a la voluntad total de Plutarco Elías Calles.

Ahora tenemos a dos opciones similares, Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López, con Marcelo Ebrard es otro cantar, cabe recordar que el 7 de marzo de 2011 Marcelo tenía ventaja en las cuentas sobre AMLO y luego de un acuerdo privado Ebrard dijo: “Una izquierda dividida sólo iría al precipicio”, declinó por López Obrador en la elección de jefe de Gobierno.

Y la pregunta es… ¿Ahora le tocará pagar esa deferencia a AMLO con el corcholatón que es Marcelo Ebrard?…

Pero y el factor Ricardo Monreal, no hay que descartarlo, político de la vieja escuela de quien se dice tiene un acuerdo con el ahora canciller, ambos saben hacer amarres tácticos, no vaya a ser que si no van por Morena puedan destruir el Maximato, en lugar de que AMLO se vaya a su rancho tenga un retiro “voluntario” en Los Ángeles, California como Plutarco Elías Calles o sea embajador plenipotenciario a las islas Fiyi como Luis Echeverría.