Rafael Lulet

Estamos a poco de las elecciones en la Ciudad de México, se disputarán 16 alcaldías, diputaciones locales y federales, y el partido Morena se encuentra luchando por mantener las 11 demarcaciones ganadas en el 2018, pero la tiene complicada en 6 de ellas, los malos resultados por el gobierno federal ha impactado a varios estados del país incluyendo a la capital, donde se prevé tener una caída en su preferencia de votos, y con las alianzas de la oposición, le han puesto en un punto complicado a la contienda.

Las encuestas, posicionan a Morena en una baja preferencial entre los ciudadanos de algunos distritos electorales claves de ciertas alcaldías, el caso del distrito 10 en Miguel Hidalgo posiciona al PAN, pese a gobernar Víctor Hugo Romo, y otro de los casos es Magdalena Contreras, donde encontramos al territorial electoral 5, que abarca la mayor parte de esa demarcación encontrándose en la misma situación con ventajas al blanquiazul, Tlalpan, no es para menos, es posible una de las jurisdicciones donde puedan perder.

Hay otras demarcaciones donde la disputa se encuentra reñida tales son los casos de Azcapotzalco y Xochimilco, aunque en dichas alcaldías se hallan a la cabeza los morenistas, pero eso no deja de preocuparles a semanas de culminar la contienda, otros de los casos donde la tiene muy complicada y están en segundo lugar son: Coyoacán y Álvaro Obregón, con muchas posibilidades de perderlas.

En el caso de Coyoacán, Carlos Castillo, quien tuvo el cargo de diputado local se enfrenta a Giovanni Gutiérrez, por la alianza PAN-PRI-PRD, candidato con recorrido político también, pero con un mal antecedente debido al fuerte acercamiento con Mauricio Toledo y Valentín Maldonado, mientras Castillo, con el respaldo de René Bejarano es otro lastre de este joven aspirante a dicha demarcación.

La alcaldía ha sido gobernada durante 20 años por el PRD, donde no ha tenido buenos representantes y ha venido de más a menos, en el 2012 llega como delegado Mauricio Toledo después de haber sido diputado local y federal, su primer escándalo lo encontramos en el 2013, con la denuncia de varios empresarios inmobiliarios quienes lo acusaron de extorsión, una de las acusaciones fue expuesto por el representante legal de la inmobiliaria EGZN, por exigirles 1.6 millones de pesos a cambio de no cerrar una construcción en Céfiro 120, una más por extorsión fue por el caso de una gasolinera culminando con el encarcelamiento de Eduardo Ramírez Vallejo, particular de Toledo.

Otras de las atribuciones a esta finísima persona son sus grupos de golpeadores, quienes asolaban y amenazaban a cualquiera en la demarcación, aún en la actualidad todavía hay bandas porriles a su disposición con el fin de amedrentar a quien se le ponga en frente en los proyectos políticos de Mauricio Toledo, el caso de la CTM Culhuacán en el 2013, fue una más de las acusaciones contra estos vándalos por intimidar a los vecinos quienes exigían el servicio de agua.

En el 2015, de nuevo fueron denunciados miembros del grupo porril de Toledo por integrantes de Morena, pero la lista sigue, tres reporteros en la colonia Jardín Hidalgo fueron agredidos en el 2017 por el grupo de choque de este personaje, tal vez ustedes han de recordar el escándalo que se exhibió en muchos medios en el 2018, cuando dichos vándalos irrumpieron en un acto de campaña contra Claudia Sheinbaum, pero no solo ha sido contra el equipo político opositor, sino contra los habitantes de la demarcación, quienes han sufrido de amenazas y golpes por la gente pagada por Mauricio Toledo

Las agresiones porriles no son lo único prevaleciente con la presencia de esta figura incómoda, sino también las extorsiones, la red de espionajes instauradas en diversas colonias de la delegación ahora alcaldía, llegó a un nivel donde las multas por construcciones y por otras índoles se dispararon porque gente de Toledo se dedicaban a cobrar comisión por acechar a los vecinos detrás de las puertas de sus casas para dar el pitazo a la delegación y enviarles supervisores quienes llegaban a clausurar o levantarles infracciones con costos muy altos, en muchos de ellos sin llegar los dineros a las arcas gubernamentales.

La situación continuó con la imposición de Valentín Maldonado así como de Manuel Negrete, gente de Mauricio Toledo, y ahora con Giovanni Gutiérrez se teme lo mismo, pero por el otro lado con el decepcionante partido de Morena y el estigma de René Bejarano, no deja mucho que decir con Carlos Castillo alias el “chiquilín” para posible alcalde de Coyoacán, en sí, la pobre oferta política existente para el siguiente periodo deja sin una buena opción a los habitantes de la demarcación, quienes no tienen alternativa entre votar por uno malo y otro peor además con poca presencia de los aspirantes restantes.