• ¿Gobierno con acento social? No solo en Sinaloa hay repulsivos funcionarios y políticos; pululan por todo el país. En el Registro Civil de la Ciudad de México, hay casos de hostigamiento, acoso laboral y despidos injustificados. Marti Batres lo desdeña y dirigente sindical consiente irregularidades para poder reelegirse

Guillermo Pimentel Balderas

Y, sigue la mata dando.  Sigue dándose la corrupción a manos llenas. Así, lo aprovechan legisladores, funcionarios y políticos del partido oficial Morena.

Las trabajadoras y trabajadores del poder judicial afectados por la desaparición de 13 de los 14 fideicomisos del Poder Judicial, que se los quiere apropiar el poder Ejecutivo, acordaron iniciar un paro nacional hasta el 24 de octubre de 2023. La extinción de seis de los 13 fideicomisos les afecta directamente en prestaciones, servicios médicos, jubilaciones y pensiones.

Ahora, son los trabajadores de diversas áreas del Registro Civil de la Ciudad de México, quienes acusan que son presas por parte de la encargada de la oficina, Crystel Guadalupe Arellano Moreno, quien practica el hostigamiento, acoso laboral y despidos injustificados. Se ufana, esta funcionaria, de ser intocable y tener el respaldo de su paisano Néstor Vargas Solano (ex asesor de la jefa delegacional de Tlalpan en 2015, Claudia Sheinbaum), quien está a cargo de  la Consejería Jurídica de la CDMX.

Lo más lamentable es que, aducen, todas las irregularidades suceden a la vista del Jefe de Gobierno, Martí Batres y del mismo Vargas Solano de quien depende el Registro Civil. La susodicha, se ufana de estar también cobijada por la secretaria general de la sección XVIII del SUTGCDMX, Perla Vázquez Rodríguez, quien a toda costa busca reelegirse para seguir haciendo la dupla y continuar con los privilegios.

Las trabajadoras y trabajadores, entrevistados por este reportero ((omiten sus nombres por temor a más represalias), señalan que han denunciado con insistencia que Arellano Moreno, no ha parado con los despidos injustificados de personal, abusos de autoridad, hostigamiento y malos tratos en todas las áreas, sean de confianza, honorarios, sindicalizados y, hasta a los jueces reprime.

“Hemos sido víctimas de la prepotencia de la señora Arellano Moreno desde que llego como subdirectora a las oficinas del Registro Civil, y se siente intocable pues, asegura, está protegida por el Consejero Jurídico de la CDMX, Néstor Vargas Solano y, afirma que no le van a hacer nada”.

Son más de 40 trabajadores los despedidos de varias áreas, hasta el momento, por esta funcionaria, tanto de oficinas, de ventanillas y de informática, por ejemplo. No hay justificación alguna, solo la voz de la funcionaria que dice es su ley. Toma represalias e inclusive, inventa otros datos, otras denuncias en contra de los quejosos. “Hay casos en que corrió a trabajadores porque no acataron sus reglas o por llevarle la contra y no hacerle caso para  declarar en contra de jueces que no le simpatizan o no atienden sus “sugerencias”.

Cabe resaltar que en el caso particular de algunos jueces, han sido señalados por la propia Arellano Moreno como delincuentes, generando una gran inestabilidad en los ambientes laborales que es aceptado por la dirigente sindical Vázquez Rodríguez.

Ya varios afectados, nos dijeron, iniciaron demandas por despido injustificado y represalias entre otras irregularidades, tanto en la Secretaria del Trabajo como en la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad de México.

“En mi caso –comentó una de las afectadas-, por no declarar en contra de un juez, lo que ella quería, entonces fue que me corrió”. Hay perjudicados con más de 15 años de servicio, entre ellos, supervisores de juzgados y que, no están afiliados al “Sindicato blanco”. Algunos tienen 15 días de haber sido separados de su trabajo. Las “vacantes”, dicen, son para poder colocar la funcionaria a su gente (de Oaxaca), que son “sumisos y obedientes”.

Inclusive, nos aclaran que ni los sindicalizados se salvan pues son tratados con la misma vara; es decir, con despotismo y groserías y pobre a aquella o aquel que se queje al sindicato pues se enterará ya que, lo maneja a su antojo la secretaria general de la sección XVIII del SUTGCDMX, Perla Vázquez Rodríguez, su compinche. “Arellano Moreno es tan prepotente que revisa los papeles o documentos que se tramitan y, siempre esta atrás de los hombros del trabajador”.

Relatan que la mama de la funcionaria, Josefina Moreno Lagos, resulta que estaba trabajando en un juzgado pero, la sorprendieron en irregularidades y hasta fue a parar a los separos… sin embargo, la dirigente sindical intervino para liberarla y hasta se desaparecieron las carpetas de investigación. Actualmente, la familiar está laborando en el Juzgado 42, con residencia en Lomas de Chapultepec, como registradora y goza de horario extendido para poder “atender” actos registrales.

Austeridad republicana.- A todo esto, hay que sumar la falta de material necesario para realizar sus funciones los trabajadores que van desde tóner para impresoras, hojas, material de limpieza, equipo averiado e insuficiente escaso personal para atender cajas, ventanillas que, retrasan el trabajo en los juzgados y en las propias oficinas centrales del registro y que, pagan las consecuencias los miles de mexicanos que acuden por algún trámite y que tardan hasta cinco meses en resolver.

Lo más insólito de esta funcionaria de la 4T, es que dice que entres sus “cualidades” está “el Seguimiento de temas de Derechos Humanos” (¿?)

La pareja infernal: así conocen en lo oscurito a los oaxaqueños Crystel Guadalupe Arellano Moreno y Néstor Vargas Solano.

Correo: delaciudad1951@gmail.com