Pedro Flores

Ya México no está en una Laguna, ésta seco, México y en lo particular la Ciudad de México, que se hunde hasta 12 centímetros por año está a punto de entrar a un estado de emergencia originado no sólo por el COVID-19, sino por la sobreexplotación inmensa de los acuíferos; se extrae más del doble del agua que se recarga de manera natural, y originará un estiaje el próximo mes que hace peligrar no sólo el suministro a casas habitación sino también a los hospitales además de una hambruna.

Nuestro país, desde hace 20 años padece una severa crisis de agua, en lo últimos 50 años se han perdido 7 millones de hectáreas y han muerto 5 millones de cabezas de ganado, de acuerdo a un estudio realizado por Sagarpa, en el cual se advierte desde esas fechas que se avizoraba una crisis alimentaria en el futuro.

Los estados más afectados, desde esas épocas por las sequías son Guanajuato, Zacatecas, Hidalgo, Querétaro, Nuevo León, Durango, Aguascalientes, Michoacán, Campeche, Veracruz y Morelos, además existe una total descoordinación entre todas las Secretarías de Estado, dijo el ex rector de la Universidad de Chapingo Alberto Jiménez Merino.

Jiménez Merino, dijo que es necesario evitar duplicidad de funciones y contradicciones, como es el hecho de que la Secretaría de Agricultura promueve la importación de vacas para reposición del hato lechero y al mismo tiempo la Secretaría de Economía da vía libre a la importación de leche en polvo, quesos y otros derivados que, finalmente, compiten por el mismo mercado. Ante esto México puede caer en una gran crisis alimentaria, que nadie ha tomado en cuenta.

Son 52 millones de mexicanos que viven en situación de pobreza, a 24 millones no les alcanza ni siquiera para comer más de una vez al día o hasta han dejado de alimentarse por completo ya que tienen carencia de acceso a la alimentación, según datos de la FAO.

Quien agrega que somos una nación con hambre, país en donde se tira mucha comida, cada año se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos al momento de producirlos, transportarlos, almacenarlos y consumirlos, de acuerdo al Banco Mundial mientras esto sucede la FAO, señala que México compra del extranjero 43 por ciento de los comestibles que consume siendo una nación que debería producir 75 por ciento de los alimentos que consume para no sufrir dependencia alimentaria, señala la FAO.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó que el gasto de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural será de 46 mil 253 millones de pesos, casi 20 mil millones de pesos menos frente a los 65 mil 434 millones de pesos que fueron aprobados para este 2019. Además de esa reducción se le agregan los 13 tratados comerciales con 50 países, la mayoría del primer mundo, cuyas condiciones son muy diferentes.

Nuestros productores, se verán afectados no sólo por la competencia desleal y la guerra intestina entre ellos, sino por los efectos de la época de estiaje que viene el próximo mes y por los efectos del coronavirus, que nadie ha comentado como ha afectado a los productores, pero que influirá en un alza de precios de la canasta básica, ante una población con hambre, desempleo y miedo a contagios.

Se hunde la CDMX

Sino cuidamos el agua, la CDMX será una ciudad subterránea, el hundimiento de la Ciudad se ha agravado a tal magnitud que, durante los últimos 150 años, la capital del país se ha hundido más de 10 metros y cada año se hunde entre 8 y 12 centímetros, investigadores de la UNAM han alertado de que tan sólo en el Zócalo de la capital del país registraron un descenso del suelo de 10 metros, lo que lo coloca por debajo del Lago de Texcoco.

“El lago de Texcoco era el punto más bajo del Valle de México, hoy el Zócalo está abajo del nivel del lago. El problema es que el hundimiento no es parejo, hace socavones, se vuelve diferencial en diferentes partes; esto rompe las tuberías, rompe el drenaje inclina los edificios se requiere una inversión de 20 mil millones de pesos anuales durante los siguientes 15 años que incluye la sustitución de la red hidráulica del centro del país, según el ingeniero con Fernando González Villarreal, del Instituto de Ingeniería de la mencionada casa de Estudios

El investigador que tomó parte en el seminario “Abasto, superación de inundaciones y reciclamiento del agua en la Ciudad y el Valle de México” señaló que detener la extracción del manto acuífero y recargarlo de manera artificial, así como la sustitución de toda la red hidráulica, son algunas de las medidas que frenarían el hundimiento en el centro del país, que se ha notado más en la Catedral, el Ángel de la Independencia y el Palacio de Bellas Artes.

Los edificios muy antiguos, como muchos del Centro Histórico de CDMX, van sufriendo deformaciones que no son uniformes, provocando fugas, inundaciones y desabastos por lo que no resulta sencillo ‘levantarlos’ o prevenirlos, las deformaciones de las construcciones asentadas en los terrenos que se hunden. Esto origina pérdidas millonarias de dinero, también hace muy vulnerables a los inmuebles ante terremotos

Se desperdicia el 57 % del agua

Según la Conagua, el 57% del total utilizado se desperdicia principalmente por infraestructuras de riego ineficiente que se encuentra en mal estado, es obsoleta o tiene fugas. La superficie irrigada es de 6.3 millones de hectáreas. Las pérdidas por infiltración y evaporación son de más del 60% del agua que se almacena para uso agrícola.

“El caso de la Ciudad de México es muy relevante”, Eduardo Vázquez, director de Agua Capital, el Fondo de Agua de la Ciudad de México, “Vivimos en un entorno donde hay una sobreexplotación inmensa del acuífero, se extrae más del doble del agua que se recarga de manera natural y esto requiere de muchas soluciones, que no se han dado.

Durante las próximas semanas, la Ciudad de México deberá enfrentar al mismo tiempo la emergencia sanitaria por el brote de COVID-19 y la temporada de estiaje, que históricamente afecta a Alcaldías como Iztapalapa, en donde se han dado muchos contagios de la mencionada enfermedad Tláhuac-Mixquic-Santa Catarina, 34 colonias y cuatro hospitales que podrían quedarse sin el vital líquido en esta pandemia.