• El presidente de EU sale fortalecido del juicio en su contra y lo pone en la delantera rumbo a los comicios de noviembre

Bernardo López Rosas

El juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concluyó con su absolución y con el camino libre para ser reelegido, pues parece que no hay un oponente que le pueda enfrentar en las elecciones de noviembre.

Con la fortaleza suficiente en el Senado de Estados Unidos, donde los legisladores votaron 52 contra 48, para declararlo no culpable de abuso de poder, mientras que en el señalamiento de obstrucción al trabajo del Congreso, 53 senadores votaron por absolver al presidente.

Trump logra una mayor fuerza para seguir como mandatario, pues este juicio lo utilizó más para vender su plataforma política, que para defenderse de la amenazante destitución, por los cargos de abuso de poder y obstaculizar el trabajo del Congreso.

Del lado del Partido Republicano el asunto parece resuelto, pues con un candidato como Trump es segura su victoria, aunque podría salir un buen contrincante contra el presidente, si los demócratas se inclinan por Bernie Sanders.

Sanders es el único candidato demócrata que podría ser un fuerte rival contra Donald Trump, sin embargo, parece que no es muy bien visto por los grupos de poder que controlan a ese partido, pues parecen muy extraños los “problemas” en el primer ejercicio de las elecciones primarias, en Iowa. Al parecer se busca beneficiar a Michael Bloomberg, de acuerdo a un tuit de Trump, donde sugiere tal hipótesis.

Joe Biden no despunta como candidato, no logra convencer como la mejor opción, y ni pensar en volver a postular a Hillary Clinton, o lanzar a Michelle Obama. Ni uno tendría los recursos para enfrentar a Trump, pues ya fueron derrotados durante las elecciones de 2016.

Donald Trump gana una batalla, pero aún falta mucho tiempo para que pueda cantar victoria y pueden ocurrir hechos extraordinarios, dentro de esta feroz batalla por el control de la presidencia de Estados Unidos. La población de aquel país mantiene sus simpatías con el candidato republicano, pero la moneda aún está en el aire.

Qué le depara a México de este escenario, pues los embates del presidente Trump contra el país no han cesado, es posible que hasta se incrementen, debido a que es muy redituable vender la idea de la amenaza externa y que un muro es la solución a tal problema.  Las extorsiones y amenazas de incrementos de aranceles contra el país doblegarán aún más al Ganso, quien no lo único que hace es obedecer a su par del norte. Esperemos que el radar de Trump no se concentre en su cruzada contra el fentanilo y las metanfetaminas, provenientes de China y nuestro país, que han provocado un problema severo de adicciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here