Pedro Flores  

El eventual regreso a clases, la vacunación a maestros para asegurar su voto en estas épocas electorales y hacer creer que todo el país está en semáforo verde, pondrá en peligro de contagio de Covid-19 a 284 mil 946 alumnos de educación inicial, en preescolar cuatro millones 773 mil 360, en primaria 13 millones 920 mil 602, mientras que en secundaria son seis millones 439 mil 72 estudiantes.

La reapertura de las escuelas no solo aumenta el contacto entre niños, sino también de docentes y personal del centro, además de los padres que llevan y traen a sus hijos, a los trabajadores de los planteles que son los primeros en recibirlos, con la probabilidad de aumentar en miles el número de contagios todos en el peligro latente de la tercera ola del coronavirus a los que se le agregan 5 mil contagios diarios y la cepa inglesa que está en Hidalgo.

Los padres o tutores por su parte, antes de enviar a sus hijos tienen que evaluar el riesgo particular de que ese niño y su familia contraigan Covid-19 la decisión de cómo y cuándo reabrir las escuelas y si enviar o no a los niños depende de numerosos factores a nivel nacional y local, así como de la realidad de cada núcleo familiar.

La pandemia del Covid-19 continúa teniendo consecuencias terribles para la salud de los niños. Obvio la 4T no tiene datos sobre los efectos de la pandemia en jóvenes y niños, en este momento lo que les importa es la captación de votos el día de las elecciones, pero el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) registró la muerte de 120 menores de edad a causa del SARS-CoV-2 desde el inicio de la pandemia en México

Cabe hacer notar que, en España, ahora con el rebrote, el mayor porcentaje de contagios por coronavirus se observa en la franja de edad entre los 12 y los 17 años, con 2 mil 912 casos. Después está el grupo de edad de entre 0 y 5 años con mil 741 casos y, por último, los situados entre los 6 y los 11 años, con mil 559 contagios.

Hay que tomar en cuenta que en el caso de que un niño, niña o adolescente sea ingresado por Covid-19, luego del regreso a clases, se recomienda poder incluir a los padres dentro del proceso, siempre dentro de la medida de posibilidades del hospital. Aunque los niños no suelen desarrollar los síntomas más severos sí puede ocurrir. Además, eso no impide que contraigan la enfermedad y la transmitan, señala la Escuela de Medicina de Harvard

El secretario General de la ONU recordó en un mensaje que la lucha contra el coronavirus afecta más a las niñas, niños y adolescentes que viven en barrios marginales, en campamentos de refugiados, o los que están en zonas de conflicto. También para los niños con discapacidades o los que están recluidos en instituciones y centros de detención.

Si México le hiciera caso a la ONU, tendría que vacunas a la cantidad de niños arriba anotada y además a 52.4 millones de personas pobres y 9.3 millones de ellas viven en pobreza extrema según el CENEVAL, además de 19 mil 211 refugiados en las fronteras, que no sabe uno de qué vive, cómo viven o si están infectados o no, si son portadores pasivos del Covid, pero al parecer estos están fuera de “padrón electoral”.

Pero alguien se ha preguntado si los maestros están capacitados actualmente para recibir a  decenas de niños con el trauma del contagio de este virus, tras un encierro de más de un año, los niños pueden sentir nervios  y hasta miedo sobre todo si hubo muertes por la pandemia en su casa, además, a los niños les causará dificultad  mantener la distancia física con sus amigos y sus maestros en la escuela, por lo que el plantel se puede convertir en un centro de contagio en lugar de un área educativa.

Además, el gobierno no ha establecido rutas de no contagio “caminito de la escuela”, tampoco ha manifestado cuánto presupuesto destinará para la reparación de planteles no sólo en las grandes capitales sino sobre todo en áreas rurales. Es capaz la 4T de dejarle esa labor a los padres de familia para que sean las víctimas del desempleo, de la falta de la violencia y de la carencia de recursos económicos lo que hagan esa labor.

Una vez más confirmamos que la 4T es fanática de Joseph Goebbels el ministro de propaganda de Hitler que señalaba con objetividad: la propaganda funciona mejor cuando los que están siendo manipulados están seguros de que están actuando por su propia voluntad. Y aplicando lo anterior cómo es posible que por fines lectorales quiera exponer a contagio y posible fallecimiento de miles de niños y jóvenes “amparados” en que: “tienen garantizado el derecho a la educación”, y preguntamos, ¿también tienen garantizado el derecho a la muerte?  o ¿hay acuerdos en “lo obscurito” con Gayosso y García López?