Era el partido más importante en la historia del Atalanta y un tercio de los residentes de Bérgamo hicieron un viaje corto a Milán para congregarse en San Siro.

También hubo casi 2 mil 500 hinchas del Valencia que asistieron al choque por los Octavos de Final de la Champions League.

Más de un mes después, los expertos creen que el duelo del 19 de febrero es una de las principales razones de que Bérgamo es uno de los epicentros de la pandemia del coronavirus. Una ‘bomba biológica’, según un especialista en trastornos respiratorios y de que el 35 por ciento de los jugadores de Valencia también se contagiaron.

El partido se disputó dos días antes de que se confirmase el primer caso de un contagio local del Covid-19 en Italia.

«Era mediados de febrero y nadie sabía lo que estaba pasando», dijo el alcalde de Bérgamo, Giorgio Gori, esta semana durante una conversación con la prensa extranjera vía Facebook. «Si es cierto lo que están diciendo de que el virus ya circulaba en Europa en enero, es probable que los 40 mil bergamascos que estuvieron presentes en las tribunas de San Siro se hayan pasado el virus entre ellos. Del mismo modo que es posible que mucha gente esa noche se haya reunido en sus casas y en bares para ver el partido y hayan hecho lo mismo».