La ola de calor que afectó en marzo y abril a India y Pakistán fue 30 veces más probable debido al cambio climático, según un informe que publica la iniciativa World Weather Attribution (WWA).

Con el futuro calentamiento global, las olas de calor como esta serán “aún más comunes y más calientes”, indica el informe, y en un escenario de temperatura media global dos grados centígrados más alta, un evento de este tipo en esa región sería entre 0.5 y 1.5 grados más alto.

El mismo evento habría sido aproximadamente 1 grado más frío en un clima preindustrial, señala el informe de WWA, en el que científicos de India, Pakistán, Países Bajos, Francia, Suiza, Nueva Zelanda, Dinamarca, Estados Unidos y Reino Unido colaboraron para evaluar hasta qué punto el cambio climático inducido por el hombre alteró la probabilidad e intensidad de la ola de calor.

Desde comienzos de marzo India y Pakistán, pero también gran parte del sur de Asia, sufrieron un episodio de calor prolongado. Los primeros informes indicaron 90 muertes en esos dos países y una reducción estimada del 10 al 35 % en el rendimiento de las cosechas en Haryana, Uttar Pradesh y Punjab debido al episodio de calor.

Aunque las olas de calor no son infrecuentes en la estación que precede al monzón, las altísimas temperaturas tan tempranas del año, unidas a unas lluvias muy inferiores a la media, “han provocado condiciones de calor extremo con consecuencias devastadoras para la salud pública y la agricultura”.