Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan usar doble cubrebocas y ajustarlos todo lo posible a las vías respiratorias para evitar contagiarse de las nuevas variantes de COVID-19, más infecciosas que las anteriores.

Las nuevas guías de los CDC detallan que lo mejor es colocarse un cubrebocas de tela sobre uno quirúrgico y de alta protección, y como alternativa sugieren una sola máscara de alta protección, del tipo N-95, con un refuerzo para que quede bien fijada, con nudos en los elásticos para que no queden huecos laterales.

Ambos métodos han demostrado ser efectivos a la hora de reducir la entrada de aerosoles potencialmente infecciosos en un 95 por ciento en pruebas de laboratorio, según los CDC.

Estados Unidos ha dado un giro a la hora de hacer frente a la pandemia con la llegada a la Presidencia de Joe Biden, quien al tomar el control del Gobierno Federal hace menos de un mes ordenó por primera vez el uso obligatorio de cubrebocas en medios de transporte, algo que hasta la fecha era decisión de aerolíneas y empresas.

La administración del expresidente Donald Trump fue reticente en los primeros meses de la pandemia en pedir o incluso en recomendar el uso de la mascarilla como el método más efectivo y menos restrictivo a la hora de reducir la propagación de la enfermedad y la exposición al virus.