La Comisión Federal de Electricidad (CFE) acusó a los jueces federales que concedieron la suspensión del acuerdo para que los generadores de energía limpia pudieran realizar las pruebas preoperativas que tenían programadas para recibir la licencia que les permitirá conectarse a la red eléctrica nacional.

Además demandó de anteponer “el interés individual sobre el interés general de la población de acceso a la electricidad”.

A través de su coordinador de Comunicación Corporativa, Luis Bravo Navarrete, la empresa sostuvó que los argumentos utilizados por los jueces federales, a fin de justificar la concesión de la suspensión, son notoriamente “improcedentes a la luz de las reglas establecidas en la Ley de Amparo”.

Cita que en las resoluciones judiciales se procede otorgar la suspensión en virtud de que el acuerdo conlleva la posible violación del derecho a la libre concurrencia y a la libre competencia, del derecho humano a la salud, del derecho humano al medio ambiente sano y del principio de la confianza legítima.

Bravo Navarrete señala que tales razones no debieron ser utilizadas para justificar la suspensión, porque están directamente relacionadas con las cuestiones sustantivas sometidas a la consideración del Poder Judicial de la Federación, por lo que sólo pueden hacerse valer dentro de la sentencia definitiva que ponga fin a la controversia.