La Comisión Nacional de Sanidad de China informó este lunes de una nueva muerte por COVID-19, la segunda en lo que va del mes de enero, que se produjo en la provincia nororiental de Jilin, escenario de uno de los rebrotes que azotan al país asiático.

Con este nuevo deceso, la cifra oficial de muertos por COVID-19 en China se sitúa en 4 mil 636.

Las autoridades habían anunciado la última muerte el 14 de enero después de casi ocho meses sin sumar ningún nuevo deceso por COVID-19, según las estadísticas oficiales.

Asimismo, las autoridades sanitarias contabilizaron este lunes 82 nuevos casos, de los cuales 69 fueron por contagio local en contraste con las 117 infecciones de este tipo registradas el día anterior.

Los contagios locales se detectaron en las provincias nororientales de Heilongjiang (53), Jilin (7) y Hebei (5), mientras que en Pekín y en Shanghai se registraron 2 casos en cada una.