Paco Ramírez / @ramirezpaco 

¿Golpe a la democracia? No Sr. presidente, en México se están tomando decisiones más trascendentes de lo que muchos podrían imaginar. Desde los organismos que aún pueden presumir una autonomía efectiva, como el Tribunal Electoral (TEPJF), el INE, el INAI y la Suprema Corte (SCJN), estamos viendo procedimientos que legitiman el enorme esfuerzo que la sociedad mexicana realizó al construir los contrapesos al Poder Ejecutivo, fundamentales para vivir en un auténtico régimen democrático. Hoy, tales esfuerzos ven rendir sus frutos. 

Al final de nada sirvieron las amenazas. El Tribunal Electoral no se achicó y convalidó la decisión del INE para retirar la candidatura de dos aspirantes al cargo de gobernador, Félix Salgado Macedonio (en Guerrero) y Raúl Morón (en Michoacán), después de que trataron de burlar a la justicia, omitiendo la presentación del informe de gastos de precampaña. 

El procedimiento fue impecable, toda vez que honró el espíritu de la ley. Contrario a lo que suele suceder en México, esta vez quien la hizo la pagó. Y por más amagos, marchas y protestas que vengan, la decisión del tribunal, es inapelable. 

Es una provocación, no se respetó la voluntad del pueblo acusó el presidente apuntando a los magistrados como conspiradores contra la democracia, descalificando al tribunal y al INE. 

Desafortunadas declaraciones. 

Primer golpe y vendrían dos más y otro en la caja de bateo.   

El mismo 27 de abril, los magistrados de este cuerpo colegiado discutieron, votaron y validaron el criterio del INE en torno a la sobrerrepresentación, figura con la que los partidos mayoritarios rebasaban el límite de representantes permitido constitucionalmente, en la Cámara de Diputados. A partir de ahora, ningún instituto político podrá tener legisladores que rebasen el 8% establecido en la Carta Magna. 

Una expectativa semejante empieza a generar el inminente procedimiento de inconstitucionalidad que aseguró presentará el Instituto Nacional de Transparencia Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, INAI, contra la reforma que contempla la creación del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (PANAUT). 

Los comisionados encontraron que este intento por obligarnos a usted, a mí a todos los ciudadanos a entregar nuestros datos biométricos al contratar el servicio de telefonía celular, afecta los derechos humanos, de acceso a la información y de protección de datos personales, amén de ser “excesiva”. A propósito, viene siendo hora de poner una Alerta Amber para encontrar a Rosario Piedra, titular de la CNDH, quien lleva meses extraviada. 

Y en la caja de bateo, la decisión de ampliar dos años el mandato del actual presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para que tantas iniciativas de espíritu populista no encuentren tanta resistencia como hasta ahora ha ocurrido. Públicamente es conocida la amistad y cercanía entre el ministro Arturo Zaldívar y el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que allanaría el camino de la pretendida transformación. 

El caso, que recibió inclusive el repudio de morenistas prominentes, irá a dar al máximo tribunal del país, donde también se pondrá a prueba la autonomía del Poder Judicial, cuyos elementos han recibido los calificativos de “neoliberales corruptos” por no ajustarse a las decisiones que provienen del poder central. 

Vivimos en México horas verdaderamente decisivas, porque de todas ellas depende la solidez de nuestras instituciones y el freno al intento de crear un poder absolutista, más parecido a una dictadura que a un gobierno que se autodefine como demócrata, pero con intenciones de mover todos los hilos del poder a su antojo. 

Cuánta razón tenía Alexandre Dumas, cuando dijo: “el orgullo de quienes no pueden edificar es destruir”.