Rosario Piedra, titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ordenó desaparecer la Oficina Especial para el caso Iguala, que indagó y daba seguimiento a la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa en 2014.

La Dirección General de la Primera Visitaduría, a cargo de José Martínez Cruz, dará seguimiento al caso y acompañamiento a los familiares de las víctimas.

La Oficina Especial fue creada el 18 de diciembre de 2014 bajo la dirección de José Larrieta, quien al final de la Administración de Enrique Peña Nieto emitió la Recomendación por Violaciones Graves 15VG/2018.

En un comunicado, la CNDH reiteró que esa recomendación será analizada junto con los familiares de los estudiantes desaparecidos, con la finalidad de valorar su alcance y encontrar la forma de avanzar hacia una conclusión de las investigaciones.

«La titular de la CNDH instruyó a la Coordinación General de Seguimiento de Recomendaciones y de Asuntos Jurídicos completar el seguimiento de la recomendación», detalló el organismo.