Luis Mena Pantoja

Como resultado del trabajo conjunto de Embajada de Suiza en México, las secretarías de Cultura federal y de Puebla, y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, se logró la recuperación de 50 piezas arqueológicas restauradas, las cuales pertenecen a cinco recintos comunitarios ubicados en los municipios de Tecamachalco, Chalchicomula de Sesma, Acatlán y Tlatlauquitepec; incluidos 17 del acervo de la Ceramoteca “Eduardo Noguera Auza” del Centro INAH Puebla.

Las labores para esta restauración requirieron dos años de trabajo; y entre las piezas recuperadas destaca el Monolito del Chapulín, del Parque Municipal de Tlatlauquitepec.

La ceremonia de entrega de estas 50 piezas arqueológicas se efectuó en el Museo Regional de Puebla (MUREP), con la presencia del gobernador del Estado de Puebla, Sergio Salomón Céspedes Peregrina; el excelentísimo embajador de Suiza en México, Prieto Piffaretti; el secretario de Cultura de Puebla, Enrique Glockner Corte; el secretario de Economía de Puebla, Ermilo Barrera Novelo; el director del Centro INAH Puebla, Manuel Villarruel Vázquez; y los presidentes de los municipios beneficiados.

Es importante señalar que el acervo de la Ceramoteca en su mayoría pertenece a la colección del suizo Hans Mollet, y a su muerte, su hijo Daniel Mollet la entregó al INAH para su custodia; y algunas otras piezas fueron recuperadas de, proyectos de investigaciones arqueológicas de Puebla, las cuales requerían intervención urgente.

Entre las piezas recuperadas se incluyen objetos cerámicos, principalmente arcillas, además hay platos de filiación maya con decoraciones zoomorfas y antropomorfas, sobre todo al interior y en bordes, con trazos donde resaltan colores naranjas, rojos, blancos y negros.

También hay cajetes trípodes, los cuales provienen de Tepexi el Viejo, con decoraciones basadas en paneles de líneas al interior; cinco cajetes semiesféricos policromados de origen maya, de pasta naranja con una banda decorativa cerca de su borde exterior; un incensario y una olla de filiación teotihuacana.

El tratamiento de las piezas arqueológicas estuvo a cargo de las restauradoras Valeria Cervantes Luévano y Begoña Muerza Avendaño, con la colaboración de la arqueóloga Rosalba Delgadillo Torres -las dos últimas investigadoras del Centro INAH Puebla-, quienes realizaron procesos de limpieza superficial, limpieza físico-química, eliminación de intervenciones anteriores, restitución de elementos, aplicación de resanes, reintegración volumétrica y cromática.

Antes de regresar a sus municipios de origen, las piezas recuperadas permanecerán en exhibición temporal en el patio del MUREP, localizado en la Zona Histórica de los Fuertes, en avenida Ejércitos de Oriente, calzada de los Fuertes, Heroica Puebla de Zaragoza, de martes a domingo, de 9 a 17 horas.