El exfutbolista David Beckham estuvo presente en la kilométrica fila para ver la capilla ardiente de la reina Isabel II en Londres.

Beckham, amigo de la familia real y que estuvo presente en la boda de Harry y Meghan en 2018, se unió a las miles de personas presentes en la fila que recorre la orilla del río Támesis y que da acceso a ver el féretro de la reina, que reposa en el Hall de Westminster.

Según los medios británicos, Beckham estuvo unas doce horas en la fila, que alcanza ya más de ocho kilómetros.

Con un traje negro y una gorra, el que fuera futbolista de la selección inglesa, el Real Madrid y el Manchester United, compartió “sandwiches”, “sorbete de limón” y “donuts” con el resto de personas presentes en la fila.

La gente, al descubrir a Beckham entre la multitud, se acercó para tomarse fotos con él, interrumpiendo el normal avance de la fila.