Un búnker subterráneo que aparentemente era usado para ocultar vehículos del crimen organizado fue descubierto por elementos de la Octava Zona Militar, en Reynosa.

La Sedena detalló que el búnker está hecho totalmente de concreto, mide 70 metros de largo, por 6 de ancho y tiene una altura de 2 metros y medio.

Cuenta con una rampa descendente. El acceso se realiza a través de una brecha y permanece oculto a las inspecciones aéreas gracias a varios matorrales que cubren la construcción.

«En el citado búnker se localizaron evidencias de disparos de arma de fuego, diversos cartuchos y cascos regados en el piso, así como un vehículo incendiado, mismo que se encontraba en el interior», informó la Sedena.

El hallazgo se realizó el pasado miércoles cuando militares realizaban patrullajes, pero fue dado a conocer hasta hoy.