México cumple dos meses desde que se registró el primer caso de coronavirus en el país y enfrenta su etapa más crítica con dudas sobre la resiliencia de su sistema sanitario y una economía enferma que podría caer más del 6 por ciento.

Fue el 28 de febrero cuando el Gobierno mexicano reconoció el primer caso de COVID-19: un hombre de 35 años que había viajado a Italia.

Entonces, las autoridades de salud pidieron no entrar en pánico, y el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró a finales de marzo que el país llevaba preparado tres meses para afrontar la pandemia.

“Hay medicamentos, camas. Todo el dinero que se necesite y, lo más importante: hay organización, hay mando, hay gobernabilidad”, afirmó.

Hoy, México suma 14 mil 677 casos confirmados y mil 351 decesos, aunque el Gobierno calcula que la cantidad de enfermos -mas no de muertos- podría ser nueve veces mayor con base en el modelo centinela.