La semana pasada, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México cumplió con la obligación constitucional de remitir por escrito su informe de gestión al Congreso de la capital.

Haciendo una revisión del documento, lo primero que salta a la vista es algo que resulta consecuente con la realidad: la parte central del Segundo Informe de Gobierno es la estrategia contra la pandemia de Covid-19.

Es importante reconocer la decisión que tomó la Jefa de Gobierno de separarse de la fallida estrategia federal. Establecer el uso universal del cubrebocas e incrementar el número de pruebas de diagnóstico, han sido acciones en la dirección correcta para un manejo responsable de la crisis sanitaria.

Sin embargo, quedan pendientes importantes en lo que se refiere a transparencia e información oportuna precisamente en el tema de la pandemia.

Uno de los principales misterios, desde hace meses, ha sido la estimación oficial del exceso de mortalidad en la ciudad.

¿Qué es el exceso de mortalidad? Cada año la cantidad de defunciones en una población que no está en guerra o que no vive bajo condiciones extremas, es muy similar.

Según los datos disponibles del INEGI, en el 2014 hubo 58,870 decesos en la capital; en el 2015 fueron 59,484; en el 2016 hubo 62,230; en 2017 fueron 61,984 y en 2018 tuvimos 63,213 defunciones.

El promedio de estos cinco años es de 61,156 decesos anuales. Si lo comparáramos con el número total de defunciones que han ocurrido en 2020, podríamos saber cuántas personas han muerto a causa de la pandemia (no necesariamente de Covid-19 pero sí por la crisis que esto ha generado en los servicios de salud).

Para estos efectos, el 13 de mayo el Gobierno de la Ciudad anunció la creación de una “Comisión Científico Técnica para el Análisis de la Mortalidad por Covid-19”.

El 25 de julio, en la conferencia diaria del Dr. Gatell, se presentaron algunos avances del trabajo de este grupo. Entonces se dijo que, hasta el 30 de junio, el exceso de mortalidad en la CDMX era de 22,366 decesos. Es decir: hasta finales de junio, habían muerto 22 mil personas más de las que mueren en promedio cada año en la capital.

¿Cuáles son los resultados actualizados de esta comisión? ¿Qué ha sucedido con el exceso de mortalidad? ¿Cuántas personas han fallecido en la ciudad y cuáles son las causas? No sabemos: en el informe no viene un solo dato al respecto.

Estas son algunas de las preguntas que plantearemos a la Jefa de Gobierno en su comparecencia ante el Pleno del Congreso, el 17 de septiembre.

Confiamos en que sabrá escuchar (y que les dará respuesta).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí