Víctor Hugo Islas Suárez 

Arquímedes fue un físico y matemático griego que realizó grandes progresos y fue considerado el padre de la hidrostática. Viajar en barco, medir superficies… son algunos de sus descubrimientos tras una vida dedicada a la investigación en la ciencia. 

Nació en Siracusa, Sicilia, en 287 AC, y murió en la misma ciudad en 212 AC. Su padre fue Fidias, un astrónomo, del cual casi no se sabe nada, Arquímedes inventó un artefacto conocido ahora como el tornillo de Arquímedes, es una bomba, aún utilizada en muchas partes del mundo y es en verdad un logro que provocó avances tecnológicos en su tiempo, guardando las distancias, es como haber inventado el cargador portátil de baterías de nuestros días. (sugiero buscar imágenes en internet) 

Al día de hoy, su muerte continúa siendo un misterio. Sin embargo, en algo que coinciden multitud de historiadores es que fue víctima de un homicidio. 

El principio de Arquímedes es la ley base de la náutica por la que se afirma que todo cuerpo sumergido en un líquido experimenta una fuerza hacia arriba equivalente al peso del volumen desalojado, esta fuerza recibe el nombre de empuje hidrostático y se mide en Newtons. El empuje depende de la densidad de fluido, del volumen del cuerpo y de la gravedad existente en ese lugar. El empuje actúa verticalmente hacia arriba y está aplicado en el centro de gravedad del cuerpo. 

Muchos creen que Arquímedes cuando descubrió el Principio de Arquímedes expresó su famoso grito ¡eureka! que se ha convertido en una expresión muy reconocida en la ciencia. ¡Eureka! es una celebración del descubrimiento y una metáfora de lograr aquello que se busca con mucho ahínco. 

Pero esta famosa expresión no surgió cuando descubrió el principio de Arquímedes sino cuando desenmascaró al orfebre que estaba haciendo una corona de oro para el rey Hierón II, el rey Hierón II quería poseer una corona de oro que reconociera todos sus logros y le encomendó esta tarea al orfebre.  

Este último se puso manos a la obra tratando de timar al rey realizando una mezcla de oro y plata que simularía una corona de oro verdadera, lo que no sabía el orfebre, pero si Arquímedes es que la densidad es igual a masa entre volumen, por lo que cuando el orfebre terminó su trabajo se dio cuenta de que el peso final de la corona no equivalía a la de una corona hecha 100% con oro. 

La palanca ha sido uno de los inventos más importantes de la historia de la humanidad ya que permitía el levantamiento de materiales muy pesados que, antes de la creación de este invento, resultaba imposible. 

“Dame un punto de apoyo y moveré el mundo” fueron las palabras que Arquímedes pronunció cuando desarrolló la fórmula que llevaría a la creación de este gran invento que cambió por completo la forma de entender la arquitectura y la construcción, así como otros ámbitos de la sociedad. 

Según cuenta la leyenda, Arquímedes consiguió construir los espejos ustorios, unos míticos espejos cóncavos que eran capaces de quemar las velas de los barcos a mucha distancia, esto traía de cabeza a la armada de Marco Claudio Marcelo, que estuvo invadiendo Siracusa durante más de dos años y no podía porque se le quemaban las velas. 

Arquímedes, un genio de época que aportó con su obra avances tecnológicos y científicos que hace más de 2 mil 200 años fundaron los cimientos de muchos genios posteriores, uno de esos humanos que utilizó la mente para mejorar su mundo.