Víctor Hugo Islas Suárez

La pandemia ha precipitado el aumento del uso de las tecnologías por parte de las personas mayores de 60 años. Este es el resultado de una época marcada por la falta de contacto de este sector con sus seres queridos. Sin embargo, han encontrado a través de estas plataformas la forma de tener un contacto más cercano y de solucionar problemas derivados de la singular situación que vivimos.

Como ejemplo de ello, las videollamadas crecieron más de un 20% entre los mayores de 60 años desde que el Covid-19 apareció en nuestras vidas. Para ser más exactos, el 38,8% dice utilizarlas para estar en contacto con su círculo. De este segmento, el 48,2% son mujeres frente al 31,9% de varones, el motivo de que hayan aumentado tanto no es otro que el de atenuar el sentimiento de soledad de nuestros mayores; 4 de cada 5 personas se sienten menos solos gracias a esta forma de comunicación.

Comprar por internet ha sido también otra protagonista de este cambio: del 19,3 al 24,8%. Y como dato de interés, el 57,8% de quienes lo hacen es para no tener que salir de casa. Así, el número de quienes llenan la cesta de la compra de forma online ha pasado del 8,3% al 16%.

Estos cambios también se han hecho notar en las gestiones rutinarias como los trámites bancarios o médicos. Aumenta el porcentaje de personas que realizan sus gestiones bancarias de manera telemática (del 48,3% al 52,8%) y de quienes solicitan por internet cita con su médico (del 6,3% al 14,8%).

En el área de entretenimiento, como no podía ser otra manera, también se ha notado un claro aumento de la presencia de este público, las redes sociales convencen, y muestra de ello es el aumento hasta el 47,5% desde un 40,5% de quienes ya usaban las redes sociales antes de la pandemia. Subrayar que las mujeres entre 70 y 75 años son un público destacado por su actividad en estas plataformas.

En el ámbito del stream, plataformas como Netflix o HBO han aumentado del 25,3 al 35,8%. En este caso, los varones con edades comprendidas entre los 60 y los 70 son quienes más consumen estos formatos.

El dato que nos ha parecido más curioso es que la presencia en aplicaciones para tener citas y encontrar pareja ha aumentado solo del 0,5 al 1%. Se puede ver que no es una prioridad para nuestros mayores.

Resulta llamativo como una situación tan grave ha conseguido llegar a un público más difícil de alcanzar como son las personas mayores. Muchas veces, son ellos mismos quienes se creen incapaces de abordar soluciones tecnológicas, pero en tiempos de crisis y, al verse sin otra opción, se han puesto a ello y el resultado es sorprendente. Estamos seguros de que muchos de estos cambios han llegado para quedarse, porque este segmento de población ha descubierto las múltiples ventajas que puede ofrecerles la tecnología.

Así que a modo de reflexión debemos encender un semáforo amarillo (por lo menos) ya que ahora este sector de la población se encuentra con los enormes riesgos de la red, chantaje, robo de identidad, fraudes y ese mundo obscuro de la red, recomiendo ampliamente hablar con los “abuelitos” sobre los cuidados que deben de tener.