La inseguridad y violencia que viven los trabajadores mexicanos en Estados Unidos es una consecuencia directa de su estatus de indocumentados, al no contar con un permiso de trabajo válido, por lo que son víctimas de abusos laborales, privados de sus derechos y, en ocasiones, expuestos a la deportación.
Así lo manifestó la Licenciada en Mercadotecnia Giselle Arellano al agregar que una forma de mitigar esta situación, es ampliar los programas de trabajo temporal, con las visas H-2A para los agricultores y el H-2B para los trabajadores no agrícolas por lo que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en consulta con el Departamento de Trabajo (DOL), de Estados Unidos anunció; que pondrá a disposición de los empleadores 64 mil 716 visas adicionales para trabajadores temporales no agrícolas para el año fiscal 2023, además de las 66 mil que normalmente están disponibles anualmente
En este sentido, Giselle Arellano resaltó que estas visas suplementarias están disponibles desde el 1 de octubre de 2022, por lo que DHS y DOL, trabajan coordinadamente para atender las necesidades de los empleadores de trabajadores estacionales adicionales además de instituir protecciones sólidas para los trabajadores estadounidenses y extranjeros por igual, incluso asegurar que los empleadores primero busquen y recluten trabajadores estadounidenses para ocupar los trabajos disponibles, como lo requiere el programa de visas, y que los trabajadores extranjeros contratados no sean explotados por empleadores sin escrúpulos.
Agregó que, siendo un momento de crecimiento en materia de empleo para Estados Unidos, la asignación extraordinaria de visas garantizará que las empresas; puedan planificar cómo cubrir sus necesidades laborales de temporada alta, sin dejar de proteger a los trabajadores y al mismo al programa con el que se salvaguarde la integridad de los mismos y no sea utilizado por empleadores que buscan explotar a los trabajadores pagando salarios inferiores a los estándares y manteniendo condiciones de trabajo inseguras.

En este renglón, Giselle Arellano informó que la asignación suplementaria de visas H-2B, incluye 20 mil para trabajadores de Haití y los países centroamericanos de Honduras, Guatemala y El Salvador, con el fin de ampliar las vías legales como alternativa a la migración legal, para lo cual –añadió que-, es parte del compromiso del Presidente Biden con esta región, la cual también contempla a México, donde en conjunto con el Presidente López Obrador; se busca ampliar las oportunidades de trabajo estacional y circular, con el único fin de que la migración sea una opción, no una necesidad.

Indicó que, con esta asignación suplementaria de visas de trabajo, las empresas estadounidenses, en industrias tan varias como la hospitalidad y el turismo, el paisajismo, el procesamiento de mariscos, entre otras; dependen de los trabajadores estacionales para satisfacer la demanda de los consumidores además de que les permite consolidar su economía y contribuir al fortalecimiento financiero estadounidense.

Por lo que resaltó que las ventajas del programa de empleo temporal se reflejan al mejorar la seguridad de los trabajadores mexicanos y al mismo tiempo, su calidad de vida además de que les permite a los migrantes trabajar de forma legal en Estados Unidos, lo que les brinda protección contra el abuso laboral, el robo de salarios y la deportación.
De manera que, Giselle Arellano apuntó que, ante la dificultad de alcanzar un acuerdo migratorio integral, el instrumentar un programa de trabajadores temporales como una opción viable de política pública, ha sido válido por muchas décadas para países como Estados Unidos, quien a través de este programa solventa la mano de obra que el sector empresarial, de servicios, agrícola o de la construcción demandan.
Concluyó que estos programas de trabajadores temporales, han surgido como soluciones al problema que enfrentan los países desarrollados, que requieren mano de obra barata que sea ajustable a las necesidades del mercado, en donde los mexicanos contratados legalmente han aumentado hasta en un 40 por ciento, por lo que bajo este esquema, -dijo- se busca frenar la migración indocumentada, la cual; de acuerdo a especialistas en el tema, aseguran que ésta va en aumento, debido a que los trabajadores que terminan su contrato, no regresan a su país de origen, optan por buscar otro empleo, aunque en condiciones de migrante ilegal.

** Giselle Arellano es Lic. en Mercadotecnia por el ITESM y la California State University of Northridge. Ha realizado estudios de post grado en el IPADE Business School. Precursora de los Objetivos del Desarrollo Sostenible definidos por la ONU, e impulsora para disminuir la brecha de participación de mujeres de alto impacto social y los niños.

www.gisellearellano.com
www.gisellearellano.com/blog-comprometida-con-mexico