El jubilado Salvador Córdoba Díaz, de 75 años, forma parte de la decena de pacientes afectados por la Heparina Sódica contaminada que suministraron en el Hospital Regional de Pemex en Villahermosa, Tabasco, denunciaron sus familiares.

El fármaco ha dejado en cinco días dos personas fallecidas y 52 derechohabientes bajo vigilancia médica, de los cuales 30 se reportan estables y cinco en terapia intensiva, según la última información de Pemex.

El caso de Salvador generó que sus nietos María Guadalupe y Antonio realicen guardias en las instalaciones de la Calle Gil y Sáenz, de la Colonia Centro Delegación Seis.

De acuerdo con María Guadalupe, su familiar ingresó el 15 de febrero sólo para realizarse la limpia de sangre, como lo hacía desde hace seis meses, pero la hemodiálisis se retrasó cinco días por falta de un catéter nuevo, aunado a que un cuadro de peritonitis los sorprendió.

De poder hablar y realizar sus tareas cotidianas, su abuelo ahora necesita ayuda para comer y bañarse, pues está como dormido, describió María Guadalupe.

«Prácticamente está dormido, no habla, no hace señas, nada», dijo.