Wei Qiang, embajador de China en Panamá, señaló que el sector empresarial ha tomando medidas de autocontrol y autogestión

El embajador de China en Panamá, Wei Qiang, destacó en la capital panameña el autocontrol que están teniendo las empresas chinas radicadas en ese país para evitar la llegada y propagación de la nueva cepa del coronavirus.

“Me consta que empresas chinas están tomando las debidas medidas de autocontrol, de autogestión, de auto-responsabilidad (…)”, aseguró el diplomático.

Afirmó que estas compañías están acatando las medidas necesarias en relación con las pocas personas han regresado desde China, cuyo número estiman de cinco a siete personas y han sido debidamente aisladas durante 14 días, refiriéndose al protocolo seguido en coordinación con las autoridades de salud panameñas.

Wei reiteró que a través de la sección consular de la embajada han venido haciendo llamados a la comunidad chino-panameña para reducir lo más que puedan los viajes, y que si pueden reprogramar los regresos de China a Panamá lo hagan.

Por otra parte, el embajador consideró buena la situación de los estudiantes panameños que están en China. Dijo que la información que tiene de la Comisión Nacional de China de Asuntos de Estudiantes Internacionales, no se han registrado ningún caso confirmado de la neumonía causada por el nuevo coronavirus.

El pasado domingo llegó al Aeropuerto Internacional de Panamá un primer grupo de 12 estudiantes, de un total de 72 que deben regresar luego de terminar sus estudios en China, y que han sido sometidos a observación por 14 días.

El diplomático expresó la confianza en la capacidad china de ganar, con pleno respaldo internacional, la dura batalla contra la epidemia y agradeció al gobierno panameño por las manifestaciones de aprecio y admiración hechas a través del canal diplomático al gobierno y pueblo de China y reconoció al gobierno panameño por mantener abiertas sus oficinas consulares en China funcionando con normalidad y abiertos los flujos de viajes y comercio.

Wei recalcó que a Panamá y China los unen lazos de conexión muy estrechos, a nivel del intercambio de estudiantes, de turismo y por las actividades económicas y empresariales de la amplia comunidad chino-panameña.