FRAGON

Oaxaca, el primer estado en prohibir refrescos y comida chatarra a menores de edad… así encabezaban la noticia medios locales y nacionales. Así se leía en redes sociales.

No era para menos. La noticia representó un gran avance para contribuir al combate del problema añejo: sobrepeso y la obesidad infantil con enfoque escolar.

De hecho, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF), ha sido insistente: la obesidad infantil en México es una emergencia de salud pública que requiere cambios inmediatos ya que afecta el crecimiento y el desarrollo de los niños.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición -desde 2016- axioma las fallas en las políticas públicas: tres de cada diez niños en edad preescolar tienen sobrepeso u obesidad.

Eso no es todo. Se estima que para 2030, ¡el 40 por ciento de los mexicanos será obeso!

Esta realidad conduce a un pronóstico inquietante. Uno de cada dos niños mexicanos nacidos después de 2010 está en riesgo de desarrollar diabetes.

Desde años anteriores hay una suma de esfuerzos interminables plasmados en programas sin éxito rotundo. Lo más preocupante: no existen datos oficiales de los múltiples proyectos implementados en territorio mexicano. Las autoridades hacen mutis.

La Ciudad de México con Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López, gobernador de Tabasco, no tardaron en celebrar la iniciativa aprobada en el congreso de Oaxaca. Además, ya alistan sus respectivas propuestas adheridas a un similar esquema preventivo.

Bueno, de todo este excitante tema… ¿Qué pasó allá en Hidalgo? La respuesta fatal: ¡NADA!

El tema del sobrepeso y obesidad infantil también pesa entre la grey estudiantil hidalguense. Pulula la comida chatarra al exterior de los planteles y, subliminalmente, al interior de los colegios… también.

La Secretaría de Educación Pública de Hidalgo, así como su titular Atilano Rodríguez, callaron al respecto. Es más, en sus respectivas cuentas de Twitter… nada.

Incluso, ponen en duda la buena relación con el jerarca de la enseñanza en México, Esteban Moctezuma, porque tampoco se dan el tiempo de retuitear alguna noticia de la SEP federal. ¿Tendrán diferencias ambos funcionarios? (continuará…)

Se desmarca AMLO de elecciones

Para los suspirantes que pensaban que López Obrador daría manotazo en las elecciones respectivas de Hidalgo y Coahuila, pues no. No fue así.

El mandatario nacional ya se desmarcó y… políticamente le echó la “bolita” a las autoridades electorales. Léase el INE.

Las fuerzas políticas del PAN y Morena ya se quejaron legalmente. Acusaron al Instituto Nacional Electoral de erigirse en autoridad legislativa al establecer fechas para ambas elecciones y de no someter sus decisiones ante el Consejo de Salubridad General.

La convocatoria sigue firme y vigente: elecciones para el 18 de octubre en ambas entidades.

Por cierto, la semana pasada se realizaron ajustes para las convocatorias del PRI. Se empoderó al Comité Ejecutivo Nacional que encabeza Alejandro Moreno.

Duro zarpazo para los dirigentes estatales. Literalmente les “ataron las manos”.  Ante este polémico escenario… adivinen quién hizo mutis al respecto… atinaron, evidente: doña Erika Rodríguez y Julio Valera Piedras, la mandamás del tricolor hidalguense. Al tiempo…