• Se requiere cambiar la forma como pensamos, sentimos y actuamos hacia esa etapa de la vida, coincidieron especialistas durante el 10º Encuentro de Personas Mayores “Todos envejecemos”, organizado por la ENTS

Para alcanzar el envejecimiento digno y saludable se requiere la participación de las personas mayores y del concurso de individuos de todas las edades, a fin de definir estrategias y políticas públicas en conjunto, favorables para este sector de la población, estimaron expertos en la inauguración del 10º Encuentro de Personas Mayores “Todos envejecemos”.

La directora de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM -entidad organizadora del evento- Carmen Casas Ratia manifestó que la intervención, principalmente en la definición de política pública de protección a los derechos humanos, requiere un carácter intergeneracional.

Este encuentro se trata de la convivencia entre personas mayores y de asumir, revisar y formular propuestas respecto a este sector de la población que nos atañe. “Todos estamos en este camino, tenemos familiares que requieren un proceso de atención, acompañamiento y seguimiento”, precisó.

Esta actividad académica, prosiguió, es específica en sus objetivos: “recapitular las experiencias de los últimos 10 años para construir escenarios de solución. Tenemos grandes retos como profesionales del trabajo social, siempre bajo tres ejes transversales, derechos humanos, inclusión e igualdad de género”.

En su oportunidad, la coordinadora del Centro de Investigación y Estudios de Trabajo Social en Gerontología de la ENTS, Graciela Casas Torres, explicó que durante las tres jornadas se revisarán los ejes del programa que incluyen: derechos humanos, salud, atención preventiva, deterioro cognitivo, sexualidad, así como arte y cultura.

La especialista universitaria informó que se hará énfasis en el uso de tecnologías y se realizará un concurso de baile intergeneracional.

Retos

Domitille Marie DelaPlace, directora Ejecutiva de Investigación e Información en Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, reconoció avances en la aplicación de las garantías fundamentales de las personas mayores en la capital del país.

Como uno de los retos señaló la consolidación de un sistema de atención integral para ellas, en particular una estrategia para combatir la violencia que enfrentan en su vida cotidiana, así como la discriminación.

Este tipo de espacios permitirá identificar dónde estamos en cuanto a las políticas públicas a su favor y definir estrategias para los próximos diez años, además de fortalecer el ejercicio de sus prerrogativas y generar condiciones de envejecimiento saludables y dignas.

“Debe ser un enfoque intergeneracional, integrar la participación de personas mayores, pero también de individuos de todas las edades para en conjunto poder definir estrategias, políticas públicas favorables a las personas mayores de hoy y de mañana”, agregó.

A su vez, el director de Enseñanza y Divulgación del Instituto Nacional de Geriatría, Arturo Ávila Ávila, indicó que la ENTS es un socio estratégico para cambiar la forma en que pensamos, sentimos y actuamos hacia la edad y el envejecimiento. “Debemos asegurarnos de que las comunidades fomenten las capacidades de las personas mayores”.

En la inauguración estuvieron también: Ricardo Martínez Flores, coordinador de Cuidados y Atención a la Persona Mayor del Instituto para el Envejecimiento Digno del Gobierno de la Ciudad de México; Ana Luisa Gamble Sánchez Gavito, directora de Gerontología del INAPAM; así como Patricia Rebolledo Rebolledo, en representación de Marisela Zúñiga Cerón, diputada del Congreso de la Ciudad de México.