España registró 29 mil 960 nuevos positivos de COVID-19 y 432 muertes más desde el miércoles, según el último balance del Ministerio de Sanidad, lo que eleva la cifra de contagios desde el inicio de la pandemia a 2 millones 913 mil 425 y la de decesos a 60 mil 902.

Como dato positivo, el informe del Ministerio destaca este jueves un descenso en la incidencia acumulada del virus hasta los 783 casos por cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días, 32.5 puntos menos que ayer, aunque todavía muy alejada de los 250 casos a partir de los cuales se fija el riesgo extremo.

Sin embargo, la presión de las Unidades de Cuidados Intensivos en los hospitales españoles sigue prácticamente igual y se sitúa en 44.36 por ciento, con 4 mil 823 enfermos ingresados (13 menos que ayer).

De los últimos datos se desprende que la evolución de la pandemia es “favorable”, aseguró hoy en epidemiólogo Fernando Simón, portavoz sanitario para la pandemia, en su habitual comparecencia ante la prensa para valorar la evolución de esta tercera ola que está dejando en el país cifras superiores a la primera de hace un año.

A pesar de esa evolución positiva, Simón precisó que la incidencia acumulada del virus está muy por encima del objetivo final, “que es cero obviamente”, o de los objetivos intermedios que están en alrededor de los 50, 100, 200 y 250, como umbral de máximo riesgo.