Andrés Suárez Ramírez

El deporte mexicano sigue sufriendo y padeciendo los casos de doping con sus deportistas, en esta ocasión la marchista mexicana Guadalupe González no acudirá a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 tras la sanción impuesta por la Agencia Mundial Antidopaje al dar positivo por trembolona.

La medallista mexicana de Río de Janeiro tendrá que respetar su castigo de cuatro años y podrá participar en una competencia oficial para los Juegos Olímpicos de Paris 2024. El castigo comenzó a correr desde el 2019, pero otro de los factores que tendrá que enfrentar para los siguientes Juegos Olímpicos es que la preparación tendrá que ser mayor, pues luego de Tokio 2020, la prueba de los 20 kilómetros será retirada.

Para Paris 2024 la prueba será de 20 kilómetros a 10 kilómetros, como lo determinó el Consejo de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). El Consejo también prepara otros cambios, la prueba de 50 kilómetros para hombres será recortada a 30 km, con el objetivo de que las nuevas generaciones se interesen por este tipo de disciplinas.

Guadalupe González actualmente cuenta con 31 años y si consigue clasificar a Paris, tendría la edad de 35 años, además tendrá que lidiar con la metodología de cambiar los 20 kilómetros.

Luego de conocer su castigo por parte de la Agencia Mundial Antidopaje, Lupita señaló que seguirá trabajando de la mano de Estaban Santos y su cuerpo de entrenamiento, aunque existe la vacante de cuerpo médico.

Fue culpa de la Conade

“No me siento muy bien, soy una persona responsable y que no hizo trampa, ni por la mente me paso. La realidad es que las personas que me lo recomendaron son de la Comisión Nacional de Cultura Fisca y el Deporte (Conade), siendo supuestamente los mejores y yo confié en ellos, fue ahí mi error”, señaló la medallista.

González aseguró que este mal trago le servirá como experiencia y llegar lo más fuerte para su primera competencia tras superar el castigo; “deseo todavía estar en los Juegos Olímpicos de 2024 y espero en algún momento haya mejores noticias, resultados. Quiero salir adelante, tener la oportunidad de volver a representar al país”.

La nacida en la Ciudad de México comunicó que la Conade pierde credibilidad con los deportistas; “definitivamente este fue mi error, confiar en la Conade, los abogados que me mandaron según eran los mejores, el no haberme puesto a investigar. Los propios abogados no son especialistas en dopaje, este es el precio por el cual estoy en eso”.

La andarina también prepara una demanda contra el personal de la Conade, la cual asegura que no la asesoraron de la mejor manera; “hay una gran diferencia de abogados que me ayudaron, en Colombia son expertos y me pusieron alguien que no sabe manejar las verdades. Hay dos personas en la Conade que ahorita están demandadas y ahora hay que esperar este proceso para ver como arranca”.

Dopajes en México

El caso de Lupita González no es el primero que se vive en el deporte mexicano y sobre todo resalta la negligencia por parte de cuerpos médicos e ignorancia del deportista al saber que substancias está consumiendo.

Uno de los ejemplos fue la Copa Oro del 2011, donde cinco futbolistas de la Selección Nacional (Antonio Nahelson, Edgard Dueñas, Guillermo Ochoa, Francisco Javier Rodríguez y Christian Bermúdez), dieron positivo por clembuterol.

Los cinco elementos quedaron fuera de la competencia, pero la Federación Mexicana de Futbol consiguió demostrar la inocencia, pues no había conocimiento que la carne estaba contaminada.

Los jugadores mexicanos Raúl Rodrigo Lara y Paulo César “Tilón” Chávez, se encontraban en la Copa América de 1999, ambos dieron positivo en el doping e inmediatamente fueron suspendidos de todo tipo de competencias que hiciera la CONMEBOL por seis meses.

El caso más sonado en todo el fútbol mundial fue el de los mexicanos Salvador Carmona y Aarón Galindo, en la Copa Confederaciones 2005 fueron separados a medio torneo por dar positivo, un año más tarde la sanción para ellos fue no jugar el mundial de Alemania 2006.

La atleta mexicana y medallista de oro en Sídney 2000, Soraya Jiménez dio positivo en el 2002 dentro de los Juegos Panamericanos, Soraya demostró su inocencia al decir que el medicamento que estaba utilizando era para su depresión.

Carolina Valencia en la rama de halterofilia fue suspendida por dos años en el 2013, tras cumplir su castigo y regresar a las competencias, volvió a dar positivo, obteniendo un castigo de por vida en su carrera.

El boxeador Saúl “Canelo” Álvarez cuando se preparó para enfrentar a Gennady Golovkin  dio positivo por clembuterol, el pugilista mexicano justifico que era carne contaminada, sin embargo tuvo que pagar una castigo por parte de la Comisión Atlética de Nevada.

Julio César Chávez Carrasco cuando era campeón de Peso Medio y perdió dicho título ante el argentino, Sergio “Maravilla” Martínez, el hijo de la leyenda dio positivo por marihuana. Él mismo boxeador aceptó su error pagando un castigo de 900 mil dólares y nueve meses fuera del encordado.

El deportista Ismael Hernández y medallista en Río de Janeiro 2016, en el 2010 dio positivo tras una competencia de pentatlón, esto lo orilló a ser más precavido en las siguientes competencias.