• En 2021 ocurrieron 2.9 millones de delitos contra 1.2 millones de empresas o unidades económicas, informó el Inegi 
  • Del total, 2.6 millones se consideran cifra negra al no haber sido denunciados o por no haberse iniciado una carpeta de investigación 

María Escalante García  

A lo largo de 2021 ocurrieron 2.9 millones de delitos contra 1.2 millones de empresas o unidades económicas, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a través de la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) sobre victimización y delincuencia que afecta a las unidades económicas del sector privado.  

Del total, 2.6 millones de delitos se consideran cifra negra al no haber sido denunciados o por no haberse iniciado una carpeta de investigación. El sector comercio fue el más afectado con 27.8 por ciento de empresas víctimas; seguida del sector servicios con 22.7 por ciento e industria con 19.4 por ciento. 

Las pruebas de hipótesis indican que la cifra negra no tuvo un cambio estadísticamente significativo a la de 2019. Este comportamiento es similar por gran sector y por tamaño de la unidad económica. 

Por delitos, la extorsión fue el más denunciado, con 28.9 por ciento de incidencia. En 44.8 por ciento de los casos se pagó dicha extorsión. 

En segundo lugar, se posicionó el robo o asalto (19.7 por ciento); seguido del robo hormiga (12.9 por ciento); actos de corrupción (10.8 por ciento); fraude (10.2 por ciento) y robo de mercancía en tránsito (7.3 por ciento). 

De los 2.9 millones de delitos estimados, en 39.5 por ciento de los casos uno o más empleados o propietarios presenciaron el hecho delictivo, existiendo en 6.1 por ciento de los casos agresión física. 

Asimismo, se estableció en 56 mil 936 pesos el costo promedio del delito por unidad económica a consecuencia del gasto en medidas de protección y de pérdidas a consecuencia del delito. 

Sonora fue la entidad donde más empresas denunciaron ser víctimas de algún delito, por cada 10 mil unidades económicas existentes. 

Como consecuencia de los hechos delictivos 20.4 por ciento de las empresas redujo sus horarios de producción o comercialización; 19.2 por ciento dejó de manejar efectivo y 15.4 por ciento canceló inversiones. 

Las medidas preventivas representaron un gasto estimado para las unidades económicas de 69.9 mil millones de pesos. 

Se estima que, en 2021, el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en unidades económicas representó un monto de 120.2 mil millones de pesos, es decir, 0.67 % del Producto Interno Bruto (PIB). 

El Inegi refiere que las medidas preventivas representaron un gasto estimado para las unidades económicas de 69.9 mil millones de pesos. 

Pandemia, un factor 

De acuerdo con el Inegi, las ci­fras reportaron una reducción en cuanto a empresas afecta­das por delitos, con respecto a 2019, cuando 30.5% de las unidades económicas reportó ser víctima de la delincuencia, por arriba del 24.6% actual. 

En cuanto a los costos tam­bién se tuvo una baja de cerca del 50% frente a la encuesta de 2019. Mientras hace dos años el costo por la inseguri­dad fue de 250 mil millones de pesos, este año fue de 120.2 mil millones de pesos. 

Óscar Jaimes, director general de Estadísticas de Gobierno, Seguridad Públi­ca y Justicia del Inegi, explicó que la mayor parte de las re­ducciones en los delitos y del costo económico está asocia­do a la pandemia, ya que el periodo de comparación es entre 2019, antes de la crisis sanitaria, y 2021 cuando to­davía se vivían los efectos de la pandemia. 

El robo en todas sus mo­dalidades se redujo por la menor operación de los esta­blecimientos físicos; asimis­mo, los actos de corrupción también descendieron por una menor realización de trá­mites y servicios. Mientras que las empresas disminuyeron sus gastos en medidas pre­ventivas, de ahí la explicación de un menor costo económi­co. Sin embargo, la extorsión y el fraude se mantuvieron en niveles similares a 2019”.