• Se ubicó en 8.16 por ciento, con esto se confirma que nuevamente aceleró y registró una variación anual en la primera quincena de julio presionados por el aumento en los precios 
  • México se encuentra ya en una recesión hay indicadores suficientes para determinarlo: doctor Oswaldo Reyes 

María Escalante García  

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en México creció 0.43 por ciento en la primera quincena de julio de 2022, aseguró el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), asimismo señaló que la inflación anual se ubicó en 8.16 por ciento, con esto se confirma que nuevamente aceleró y registró una variación anual en la primera quincena de julio, presionados por el aumento en los precios de la papa y otros tubérculos, cebolla, huevo y naranja. 

De acuerdo con el Inegi, el INPC registró su nivel más alto desde la primera quincena de enero del 2001, cuando se ubicó en 8.37 por ciento. El índice de precios subyacente1 avanzó 0.34 por ciento a tasa quincenal y anual, 7.56 por ciento. 

Después de que se diera a conocer que la inflación llegó a su mayor nivel en poco más de dos décadas durante la primera quincena de julio, se prevé que el pico ocurra entre agosto o septiembre de acuerdo con especialistas, además estimaron también que la inflación anual se incrementará en agosto y se moderará a partir del cuarto trimestre del año. 

¿Estamos en recesión? 

“En la parte técnica ya estamos en una recesión en lo que hace a México tenemos los indicadores suficientes para poder determinar de que ya empiece esa parte en la economía, aquí tenemos tres factores en contra primero con el incremento del petróleo ahora que empezó el tema de Rusia-Ucrania, segunda porque se incrementó la recaudación y el tercero que es el más importante que es la falta de inversión real”, señaló el doctor Oswaldo Reyes. 

El licenciado en Derechos indicó que la economía empieza a tener sueño es decir se encuentra en la antesala a la depresión, además la mundial ya viene por una simple y sencilla razón y es que Boris Johnson apretó el botón al no poder levantar la economía después del Brexit que se le juntó con la pandemia, así como todos los escándalos que le siguieron. 

“Eso le causa problemas a Europa e incluso en México porque es un coletazo, estamos en la antesala de una depresión a pesar de la algarabía y pensar que no habrá problema, la tasa de los bancos centrales como en Canadá que subió un punto completo la tasa de referencia y nadie dijo nada”, manifestó el experto.  

Agregó que EU subió un punto 75, México igual pero desgraciadamente el país del norte va a tener que ponerse a trabajar en los próximos dos meses a trabajar en este tema y volver a subir la tasa de referencia, lo que va a provocar que tal vez de cumplan los pronósticos y en México lleguemos casi a los 10 puntos para fin de año. 

Finalmente, si se tiene una inflación ya registrada en EU de 9.1, pues México es de dos cifras, entonces habrá que ver como salen los indicadores de este segundo trimestre, pero ya está en la antesala de una recesión formal y esto se sale un poco de control.   

Implicaciones… 

A raíz de una recesión, efectos que ya se ven en la economía, pueden cobrar más fuerza como a falta de productividad en las empresas, un bajo consumo, falta de dinero en los hogares. 

Cuando se da una recesión en la economía, las empresas comienzan a perder ventas por lo cual pueden llegar a posponer o cortar gastos como publicidad o nómina. Mientras que en los hogares es más difícil encontrar empleo, y por tanto la obtención de ingresos, por lo que hay que cuidar más el gasto, recurrir al ahorro o a préstamos, lo que deteriora la situación financiera. 

EU arrastra a México 

Una recesión en Estados Unidos suele conducir a México también a una contracción económica y ese sería el caso si se confirma la caída que espera el mercado para el país vecino a fines de este año, coincidieron estrategas de BWC Capital y Franklin Templeton. 

De acuerdo con el director de análisis e investigación de BWC Capital, Jacobo Rodríguez, en los últimos años, el principal motor de crecimiento para México ha sido externo, guiado por exportaciones, manufacturas y remesas. 

Es de esperarse que, en la eventualidad de un deterioro en las condiciones económicas de Estados Unidos, la desaceleración se reflejará directamente en México en una menor demanda externa y un suavizamiento del flujo de remesas, coincidió el vicepresidente de inversiones en Franklin Templeton, Luis Gonzali.