Gerry Padilla

La bahía de San Francisco recibió el primer partido de la semana 9 de la NFL, entre los Empacadores de Green Bay y los 49´ers, que llegaban a su encuentro mermados, después que en semanas anteriores perdieran por lesión a su quarterback, Jimmy Garoppolo, el conjunto de los “Niners” pelean por el segundo lugar de la división oeste de la nacional, junto con los Rams de Los Ángeles y los Cardenales de Arizona, esta división está considerada la más fuerte de toda la liga, pero con la derrota que sufrieron cayeron a la última posición y con ello hacen más difícil su calificación a los Playoffs

Aaron Rodgers y los Green Bay Packers rompieron una racha de dos derrotas consecutivas ante el conjunto de San Francisco, en la temporada 2019, se llevaron una paliza de 37 a 8 y la más reciente y dolorosa fue haber perdido la final de la conferencia nacional por un marcador de 37-20, pero el jueves la historia favoreció a las “cabezas de queso” al regresar a casa con la victoria 34 a 17. Rodgers lució en un partido espectacular con 4 pases de anotación, 305 yardas por aire, 25 pases completos de 31 intentos, para 81% de pases completos, el que también tuvo un partido más que notable, fue el receptor abierto de Green Bay, Davante Adams, con 10 recepciones para conseguir 173 yardas, 1 anotación y 17.3 de promedio de yardas cada vez que atrapaba el balón, al haber ganado los Packers se afianzaron como líder de la división norte de la nacional con 6 victorias y 2 derrotas.

Los New England Patriots de Bill Belichick y los Jets de Nueva York cerraron la semana 9 de la NFL en el clásico juego de “Monday Night Football” ambos equipos llegaron muy mermados, los Patriotas al ya no contar con Tom Brady se han visto con falta de juego aéreo, la llegada de Cam Newton al equipo no ha sido de lo que se esperaba, tan solo ha conseguido dos pases a las diagonales y 7 intercepciones, 1, 143 yardas por aire, en su contraparte los Jets son el peor equipo en conseguir yardas por aire, el quarterback de los “Neoyorkinos” Sam Darnold se ubica entre los últimos 5 mariscales de campo para conseguir pases completos y su ofensiva por aire en la peor de la liga, tan solo consigue 155.9 yardas por juego.

Los Patriotas llegaron al encuentro con un récord de 2-5 y trataron de conseguir su tercera victoria de la temporada, se enfrentaron a un equipo que no ha logrado ninguna victoria, como lo son los New York Jets, pero es un rival de división, algo que puede presumir los Jets es que son la decimotercera defensa de la liga defendiendo la carrera y su cuerpo de linebackers se encuentran entre las 20 primeras de la NFL, el conjunto de Boston, cuando tiene el balón, su fuerte es conseguir yardas por tierra, la semana pasada la defensa de los Jets permitió cinco pases de anotación, cosa que no es su fuerte defender, pero al nivel que llegó Cam Newton, se pudo ver un juego muy parejo entre estos dos conjuntos que se encuentran en lo más bajó de la conferencia americana.