• Atletas estadounidenses se pronuncian a favor de terminar con los actos de brutalidad policíaca y racismo

Andrés Suárez Ramírez

El movimiento Black Lives Matter fue generado por la comunidad afroestadounidense tras la muerte del afroamericano Trayvon Martin a causa de un disparo; este movimiento repercutió todos los sectores sociales, incluyendo el deportivo y recientemente con la muerte de Jacob Blake, una vez más han puesto un alto.

La muerte de Blake ocasionó que los playoffs de la NBA no se llevaran a cabo, lo único que pidieron los jugadores es respeto para la comunidad de piel negra, además de que cuatro días antes de que el mariscal de campo de los 49 de San Francisco, Colin Kaepernick protestara también por la brutalidad policiaca.

Otros de los equipos que protestaron ante estos hechos fueron los Milwaukee Bucks se negaron a jugar el juego 5 de la serie de la primera ronda contra Orlando Magic. Esta iniciativa de los jugadores de la NBA no solo ha llegado a la duela y a otras canchas, en tiempos anteriores figuras como Bill Russell, Mohamed Ali, John Carlos y Tommie Smith.

Tras esta reciente ola de actos brutales por la policía, los mismos jugadores han pensado en terminar la temporada de la NBA, la cual se ha visto golpeada por la pandemia del Covid-19 y por estos actos.

Otro ejemplo de lucha contra el abuso fue el de John Carlos y Tommie Smith, corredores afroamericanos que participaron en los Juegos Olímpicos de 1968.

“Cuando levante el puño en los Juegos Olímpicos, no podía hacerlo frente al teatro Apollo. No podía hacerlo frente a Central Park. Tenía que hacerlo donde el mundo pudiera verlo para que pudiera evaluarlo en termino de oye ¿estoy involucrado en un racismo sistémico?”, señaló Tommie Smith.

Hoy muchos de los empresarios del denominado mejor basquetbol del mundo, están temblando ante las decisiones de los jugadores que prefieren salvar vidas y hacer actos de conciencia que salir a la duela para competir.