• A pesar de la nueva normalidad, se espera que calienten al público con la nueva temporada

Gerry Padilla

El próximo jueves se rompe la sequía para los amantes del deporte de las tacleadas con el partido inicial, entre los campeones de Super Bowl LIV los Jefes de Kansas City donde reciben a los Texanos de Houston.

Estos dos conjuntos se vieron las caras el año pasado en los playoffs divisionales con un resultado a favor para los Jefes de 51 a 31, pero el platillo atractivo será ver al flamante y nuevo millonario mariscal de campo, Patrick Mahomes con sus 45 millones que recibirá por las próximas diez temporadas, para así defender la corona.

Y es que los Jefes tienen todas las armas para volver a repetir tal hazaña o por lo menos estar dentro de los equipos favoritos que lleguen al Super Bowl LV que se jugará en la ciudad de Tampa Bay el próximo febrero de 2021 en la “nueva normalidad” y poder ver el gran poderío de la ofensiva de los Jefes así como ver al receptor favorito de Mahomes, Travis Kelce, el ala cerrada que promedió durante la temporada de 2019 12.7 yardas por recepción, 97 recepciones y 5 anotaciones, líder receptor para un ala cerrada en toda la liga.

Otro equipo favorito sin duda serán los Cuervos de Baltimore y la juventud de su mariscal de campo, Lamar Jackson durante la campaña de 2019 concretó 36 pases de anotación además de poseer un gran brazo, tiene la habilidad de usar sus piernas para ganar yardas por tierra, mil 206 fue las que consiguió el año pasado siendo el primer mariscal de campo que lo logra después de Michael Vick que en 2006 logro mil 36 yardas por tierra.

El equipo que probablemente ni siquiera veamos en los playoffs y que además se le fue despojado su nombre de años de tradición a causa de la nueva sociedad ofendida que cree que es una ofensa racial lejos de entender que es solo un equipo deportivo que hacía honor a los nativos americanos, serán los “Pieles Rojas” de Washington o así se solían llamar ahora se llamarán los “Washington Football Team”

Otro juego atractivo para esta semana inaugural será entre los Vaqueros de Dallas y Los Carneros de Los Ángeles con nuevo diseño en su logotipo, nuevo uniforme, colores y estadio que contará con una capacidad de 70 mil aficionados. El nuevo estadio SoFi se compartirá entre los Carneros y los Cargadores los dos de la misma ciudad.

Los Carneros llegan debilitados ante una baja de juego de su mariscal de campo Jared Goff y la salida de su corredor estrella Todd Gurley que emigró a los Halcones de Atlanta, a su vez los Vaqueros llegan muy motivados para enfrentar la temporada 2020 con una cara nueva y fresca.

Como su primer pick en el Draft de la NFL 2020 llega para renovar los ánimos en el conjunto de la estrella solitaria, el receptor CeeDee Lamb proveniente de la Universidad de Oklahoma, este domingo veremos a un Dak Prescott que batalló para renovar contrato pero que durante el partido puede hacer cosas muy interesantes y a un siempre confiable para ganar yardas por tierra Ezekiel Elliott, para probablemente “aguar la fiesta” al equipo angelino una ausencia de público y aficionados en los asientos de los estadios en la primera semana inaugural de la NFL.