Gerry Padilla

La semana 8 de la NFL comenzó con un partido de la conferencia Nacional en un encuentro en el sótano de la división entre los Atlanta Falcons que llegaban con una victoria y 4 partidos consecutivos sin conocer el triunfo y las Panteras de Carolina con tres derrotas al hilo y sin su jugador de poder ofensivo como lo ha sido Christian McCaffrey, ausente desde la semana 3 por una lesión que desde que llegó al equipo en 2017 cuenta con 3 mil 076 yardas por tierra, 4.6 en promedio de yardas terrestres cada vez que corre el balón, 28 anotaciones y 310 recepciones. Y es que sin él las Panteras y su juego terrestre no genera muchas ganancias en el campo.

Los Atlanta Falcons fueron al estadio “Bank Of America” en Carolina del Norte para sacar un triunfo y tomar su revancha de la semana 5 donde las Panteras fueron a su campo a sacarles la victoria 23 a 16. Para el juego de vuelta los Halcones salieron victoriosos 25-17 el conjunto de Matt Ryan, quarterback de Atlanta, tuvo una participación discreta con 21 pases completos, 281 yardas por aire y una intercepción pudo liderar a su ofensiva con 412 yardas totales para que en 11 ocasiones encontrará abierto a su receptor preferido Julio Jones que en 7 veces que atrapó el balón completó 137 yardas por aire promediando 19.6 yardas por recepción, así fue como sumaron su segunda victoria de la temporada que de poco le va poder servir para sus aspiraciones de conseguir el liderato de la división sur, ya que en ella pelean la posición los Tampa Bay Buccaneers de Tom Brady y los New Orleans Saints de Drew Brees.

Para el lunes en la noche en “Monday Nigth Football” se vieron las caras los New York Giants equipo que se ubica en el último lugar de la división este de la conferencia nacional, y los Tampa Bay Buccaneers líder de la división sur de la nacional, la escuadra de Tom Brady buscó mantenerse como primer lugar de la división y alejarse de su más cercano rival, los Santos de Nueva Orleans.

El equipo de Tampa Bay busca hilar tres juegos consecutivos con una victoria y es que la ofensa que comanda Tom Brady en las últimas dos semanas ha conseguido más de 35 puntos por juego, promediando un 41.5 de puntos por partido, Brady hasta antes de la semana 8 tiene mil 910 yardas por aire, 18 pases a las diagonales, 4 pases interceptados y 65.7% en porcentaje de pases completos. Por otro lado, el equipo de los Gigantes de Nueva York tiene una de las peores defensivas cuidando el pase, su ofensiva tampoco se encuentra en calidad para darle pelea a la defensiva de los Buccaneers, Tom Brady puede salir con buenos números y con una actuación más que sobresaliente en Nueva York.