Las autoridades sanitarias de Estados Unidos ya no exigirán a los pasajeros una prueba negativa de COVID-19 a partir de este domingo 12 de junio de 2022.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) informaron este domingo que tampoco será necesario presentar alguna documentación sobre recuperación de la enfermedad previo a abordar el vuelo.

A partir de entonces, explicó, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) evaluarán la situación epidémica cada 90 días para reimplementar o no la prueba de coronavirus.

Se presume que la prueba COVID-19 podría volver como requisito en caso de que surja una nueva variante de preocupación.

El Gobierno del presidente Joe Biden implementó la prueba COVID-19 negativa como requisito de ingreso a Estados Unidos para contener la pandemia en el país.