Un segundo avión fletado por el Gobierno francés con 300 evacuados de China volaba rumbo a Francia el domingo mientras más extranjeros huyen de un nuevo virus detectado en el país asiático.

Estaba previsto que el A380 aterrice en la base militar de Istres en el sur de Francia. El primer avión aterrizó el viernes cerca de Marsella.

Las autoridades dijeron que ninguno de los pasajeros en esta aeronave, que despegó de la ciudad de Wuhan, tenía síntomas de coronavirus al salir de China. Entre los pasajeros hay franceses, belgas, holandeses, daneses, checos, eslovacos y africanos.

Las autoridades informaron que el avión dejará a la mayoría de sus pasajeros en Istres antes de partir hacia Bélgica con varias decenas de personas del norte de Europa. Los funcionarios no han dicho si los viajeros que lleguen a Istres estarán en cuarentena.

De los 180 franceses que regresaron de Wuhan el viernes, uno mostró síntomas de estar infectado y fue enviado a un hospital de Marsella para realizar pruebas, dijo la ministra de Salud, Agnes Buzyn.