Funcionarios del Gobierno de China anunciaron que extenderán la temporada feriada por el Año Nuevo Lunar para evitar la propagación del nuevo coronavirus, al dar a conocer nuevo balance de al menos 80 muertos y 2 mil 744 casos confirmados.

En este periodo vacacional, que debía terminar el 30 de enero, muchos en el país abandonan las ciudades para regresar a sus pueblos de origen. Las autoridades buscan evitar que los más de 3 mil millones de viajes contribuyan a la propagación del virus.

La extensión será «en la medida adecuada» más allá del 30 de enero, según una declaración del Gobierno después de una reunión dirigida por el Primer Ministro chino, Li Keqiang. De acuerdo con Xinhua, se extenderá al menos hasta el 2 de febrero.

La decisión se produce mientras el Gobierno del Presidente Xi Jinping está bajo presión para combatir un virus que muestra pocas señales de desaceleración.

China continental representa el 98 por ciento de las infecciones globales confirmadas, mientras que más de una docena de países y territorios informaron la enfermedad dentro de sus fronteras.