El cofundador y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, defendió este martes la decisión de no tomar ninguna medida respecto a un polémico mensaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, compartido en la red social, pese a las protestas de sus empleados.

Según informó la propia compañía, en una charla virtual con trabajadores de la empresa, Zuckerberg volvió a recurrir a la libertad de expresión y a su postura de que Facebook no debe erigirse en “árbitro” de internet para justificar la inacción frente a los comentarios de Trump.

El encuentro online, que originalmente estaba previsto para el jueves, se adelantó precisamente para tratar con carácter de urgencia esta cuestión, después de que ayer varios empleados se rebelasen públicamente contra Zuckerberg y llevasen a cabo un parón online.

La medida de protesta fue un intento de reproducir los parones de actividad que de vez en cuando se celebran en empresas de Silicon Valley como Google, Apple o la propia Facebook cuando los empleados no están de acuerdo con alguna decisión o política de la dirección, y en los que estos abandonan durante unas horas su puesto de trabajo y se concentran en el exterior.

En las circunstancias actuales por la pandemia de COVID-19, sin embargo, prácticamente la totalidad de los trabajadores de Facebook se encuentran trabajando desde casa, por lo que el parón de la actividad y la protesta tuvieron que ser completamente virtuales, lo que dificultó enormemente cuantificar su seguimiento.