La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) abrió el camino para que las personas puedan recolectar por sí mismos la muestra que les confirme si tienen o no COVID-19.

Un cambio en sus directrices señala que las empresas pueden desarrollar y comercializar kits de pruebas con herramientas para tomar una muestra de las mucosas nasales y enviarla a algún laboratorio.

Estamos reduciendo la burocracia para facilitar y acelerar el desarrollo y la revisión de la agencia de pruebas novedosas”, expresó el doctor Stephen M. Hahn, comisionado de la FDA.

Aunque reconocieron que es una propuesta interesante, expertos externaron dudas sobre si los laboratorios podrán procesar numerosas muestras recolectadas en casa.

Un estudio de UnitedHealth Group con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates, avalado por la FDA, detalla que las muestras caseras pueden conservarse hasta por tres días en un tubo de plástico seco y a temperaturas altas, arrojando un resultado preciso.