La Fiscalía General de la República (FGR) extraditó a cinco narcotraficantes a Estados Unidos, entre ellos Mario Hidalgo Argüello, ex operador del Cártel de Sinaloa, cuyos testimonios fueron clave para detener a Joaquín «El Chapo» Guzmán.

De acuerdo con información de la FGR, «Nariz», como se le conocía dentro de la organización, formó parte de la estructura de primer nivel del Cártel de Sinaloa, y fue uno de los hombres de mayor confianza del «Chapo», de quien reveló sus refugios en Culiacán, lo que llevó a la captura del capo en febrero de 2014.

La FGR también entregó a autoridades estadounidenses a Martín Pérez Marrufo, alías «Popeye», integrante de la organización delictiva «Barrio Azteca», presuntamente relacionado con un ataque al Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En cumplimiento al Tratado de Extradición entre México y Estados Unidos, también fueron entregados Fernando Ibarra Lara, miembro de una célula que opera para el Cártel de los Arellano Félix, y Jorge Antonio Ceniceros Román, «Tachi», vinculado al Cártel de Sinaloa.

Asimismo, Nelson Matías Rentería Villarreal, alias «Nelson Herrera», quien fue detenido en 2019 y es acusado en Estados Unidos de asociación delictuosa, contra la salud y portación de arma de fuego, por traficar grandes cantidades de cocaína a ese país.