En defensa de la escultura de la Ranita en el centro CDMX2

El INBA no cuenta con información disponible sobre el autor de la escultura, técnica y fecha de elaboración

En defensa de la escultura de la Ranita en el centro CDMX2

El Congreso de la Ciudad de México aprobó un Punto de Acuerdo presentado por el diputado Jorge Gaviño Ambriz, en el que se exhortó a Néstor Núñez, alcalde de Cuauhtémoc y a Dunia Ludlow Deloya, titular de la Autoridad del Centro Histórico para que den mantenimiento a la escultura de la “Ranita”, ubicada en la antigua Plazuela del Colegio de las Niñas, en el cruce de las calles de Simón  Bolívar y Venustiano Carranza.

“Actualmente, dicha escultura se encuentra en estado de abandono, cubierta por la maleza”, mencionó el vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la I Legislatura del Congreso de la CDMX.

Gaviño Ambriz dijo que, la Subdirección de Conservación e Investigación de Arquitectura y Conservación de Patrimonio Artístico e Inmueble del INBA y el Centro Nacional Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble, no cuenta con información sobre el autor, año en que se realizó y técnica de la escultura.

“No fue posible encontrar mayor información del anfibio cancionero al que los lustradores de calzado reverenciaban como a una antigua deidad, hoy en esa plaza solamente quedan tres boleros que han visto como la tradición, desaparece poco a poco, sepultada por la maleza”, mencionó el diputado.

En defensa de la escultura de la Ranita en el centro CDMX2

Los orígenes de dicha escultura son inciertos, sin embargo desde 1909 aparece en una fotografía tomada por Guillermo Kahlo, padre de Frida. En el Archivo Histórico de la Ciudad de México, en el Fondo Ayuntamiento, se encuentra un acta de 1793  que hace referencia a un auto promovido por Bernardo Bonavía, Intendente Corregidor, relativo a la petición para que se quite “la indecente pila pública de la plazuela del Colegio de las Niñas y que se haga una fuente en la acera de enfrente del lado poniente, conforme a lo resuelto por el virrey conde de Revillagigedo.”