La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, firmará una orden ejecutiva que le permitirá movilizar a personal de la Guardia Nacional con formación en salud para sustituir a trabajadores sanitarios que se niegan a vacunarse.

Este lunes vence la fecha límite dada a los trabajadores de salud y de otros cuerpos del Estado de Nueva York (como los del sector judicial) para inmunizarse con una vacuna que es totalmente gratuita.

De acuerdo con las autoridades, la situación con el personal de salud que rechaza la vacuna contra COVID-19 se detecta mayormente fuera de la ciudad de Nueva York. Hasta hoy 10 por ciento de unos 43 mil empleados municipales no se habían inmunizado, lo que significa alrededor de 5 mil trabajadores, de acuerdo con datos del alcalde Bill de Blasio.

Hochul aseguró que no es su deseo tomar ese paso pero, afirmó, se hará “todo lo posible para mantener la salud de la gente” durante una conferencia de prensa en El Bronx donde inauguró un centro de vacunación, e insistió en su llamado al personal sanitario que aún no se ha vacunado.

La orden ejecutiva le permitirá declarar un estado de emergencia para movilizar a la Guardia Nacional pero también permitir que los profesionales de la salud cualificados con licencia en otros estados o países, recién graduados o jubilados puedan ejercer en el estado.