El gobierno de la Ciudad de México, que encabeza Claudia Sheinbaum Pardo, definirá si las estatuas de Colón y de los frailes Pedro de Gante, Bartolomé de las Casas, Juan Pérez de Marchena y Diego de Deza  regresan a la glorieta de avenida Paseo de la Reforma, una vez que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realice los trabajos de restauración.

“La fecha para la restitución de las piezas escultóricas será definida por el gobierno de la Ciudad de México, una vez que el INAH realice los análisis y trabajos correspondientes para salvaguardar este patrimonio artístico, histórico y cultural”, indicó en un comunicado.

El sábado, especialistas del INAH participaron en el desmontaje del conjunto escultórico dedicado a Cristóbal Colón y de los frailes Pedro de Gante, Bartolomé de las Casas, Juan Pérez de Marchena y Diego de Deza, para ser sometidos para su eventual restauración.

El gobierno de la Ciudad de México, en acuerdo con el INAH, contrató a dos empresas especializadas en el montaje, desmontaje y transporte de dichos bienes culturales.

Para desmontar las piezas la madrugada del sábado, participaron la Secretaría de Obras y Servicios de la CDMX, el subsecretario de Servicios Urbanos, Efraín Morales López, y el director general de Servicios Urbanos y Sustentabilidad, Hugo Estrada Arroyo.