Un grupo de arqueólogos en Egipto descubrió 27 sarcófagos que, aparentemente, habían permanecido enterrados durante unos 2 mil 500 años, confirmó el Ministerio de Turismo y Antigüedades de ese país.

Los expertos descubrieron un pozo funerario de 111 metros de profundidad en Saqqara, una necrópolis a unos 32 kilómetros al sur de El Cairo.

A través de la cuenta de Facebook del ministerio, se dio a conocer que se desenterraron 14 sarcófagos más otros 13 que se localizaron en la zona de forma más superficial, elevando en número a 27.

Lo que ha llamado la atención es que, aunque han permanecido años bajo tierra, algunos de los ataúdes conservan sus colores originales.

Khaled El-Enany, ministro de Turismo y Antigüedades de Egipto describió el descubrimiento como el mayor número de ataúdes en un entierro desde el descubrimiento de la necrópolis de Al-Asasif.