El delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Morelos, Francisco Monsebaiz Salinas, admitió que personal médico del hospital general de Zacatepec, sur del estado, entregó cuerpos de forma errónea a dos familias de Xoxocotla y San Miguel 30 de Tlaltizapán.

En conferencia de prensa en Palacio de Gobierno, Monsebaiz Salinas argumentó que el error se cometió porque, tras la contingencia sanitaria por el Covid-19, el cuerpo de cualquier fallecido se coloca en una mortaja biodegradable opaca, con lo cual se dificulta la visibilidad del rostro.

De acuerdo con el delegado, solo un cuerpo salió del nosocomio y el otro permaneció en las instalaciones durante la mañana, por lo que se pudo corregir el error y platicar con los familiares del cuerpo que fue sepultado para exhumarlo y cambiarlo de tumba.

Monsebaiz Salinas indicó que los familiares estuvieron de acuerdo con el apoyo que les brindará la delegación tanto en el proceso de exhumación como el de inhumación. Además, pidió al personal del hospital tener estricto cuidado en la identificación de los cuerpos cuando se introduzcan en las mortajas ya que no son transparentes.