La reforma al Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores aprobada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) podría llevar a la precarización del quehacer científico, debido a que se eliminan algunos apoyos económicos y se deroga el párrafo en el que se indica que el monto de éstos se debe actualizar cada año.

La Junta de Gobierno del Conacyt aprobó de manera unánime la reforma. El Consejo, que encabeza María Elena Álvarez-Buylla, indicó que con estas modificaciones se impulsa la investigación humanística, científica y tecnológica.

La versión preliminar del reglamento, que no fue reconocida por el Conacyt, generó muchas críticas entre la comunidad científica debido a que consideraron que hay una intromisión de las áreas administrativas en las definiciones científicas.

Ante el reclamo de universidades privadas sobre el retiro de los apoyos a los investigadores, la directora María Elena Álvarez-Buylla, atribuyó en su cuenta de redes sociales, que eso se debe a la disponibilidad de recursos públicos.

“Ante los retos presupuestales, se debe priorizar la atención a la salud y a la formación de los especialistas médicos que el país requiere”.

El Conacyt destacó que permanecen todos los niveles del SNI, que son candidato, 1, 2, 3 y emérito. Asimismo, indicó que “se detallan los requisitos de ingreso, reingreso y permanencia en el Sistema, en congruencia con los méritos acumulados, además de los que se especifiquen en las convocatorias”.