El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que Israel ha aceptado la entrada de ayuda humanitaria a la Franja de Gaza, algo a lo que hasta ahora se oponía como represalia por el brutal ataque de Hamás del 7 de octubre que dio comienzo a la actual guerra.

“Israel acordó que la asistencia humanitaria puede comenzar a trasladarse de Egipto a Gaza”, afirmó Biden en una declaración en la parte final de su visita a Israel.

Más de un centenar de contenedores de ayuda humanitaria están esperando en el paso de Rafah -el único de la Franja de Gaza que no controla Israel y que la une con el Sinaí egipcio- a que el Gobierno israelí de su visto bueno para que entren al castigado enclave.

“Estamos trabajando en estrecha cooperación con el Gobierno de Egipto, las Naciones Unidas y sus agencias, como el Programa Mundial de Alimentos, y otros socios en la región para que los camiones crucen la frontera lo antes posible”, indicó Biden.

El mandatario anunció además un fondo de ayuda de 100 millones de dólares en asistencia humanitaria para Gaza y Cisjordania ocupada, en apoyo a más de un millón de desplazados por el conflicto.