En medio de la pandemia por coronavirus que ubica a Baja California como la segunda entidad con más muertes en el País, el Gobernador Jaime Bonilla amagó a las empresas no esenciales a mantenerse fuera de operación, a riesgo de perder su licencia de funcionamiento.

«Si se observa que una empresa se cerró y luego la abren, no hay excusa, pueden perder el permiso para operar», dijo el Mandatario.

«Cuando se da una orden de cerrar una empresa, a menos de que pase como Smiths Medical -que hubo una condición muy particular- porque además esa empresa fabrica equipo médico, simple y sencillamente no era esencial para nosotros, ahorita ya lo es; pero una empresa que hace cartón arenado o que vende brea o que vende pintura, eso no es esencial».

Ese fue el caso de una empresa en Mexicali, Saori, dijo, y usaron sus palancas para abrirla, y eso no se vale, la persona que lo hizo tendrá una amonestación de parte mía.

Según un reporte dado a conocer, se han clausurado por la fuerza 54 empresas no esenciales y se ha mandado a casa a casi 40 mil trabajadores.