Dos policías fueron asesinados en Jalisco, producto de una emboscada al atender un reporte de emergencia.

Uniformados de Santa María de los Ángeles y Huejúcar recibieron el reporte de un vehículo varado sobre la carretera secundaria que conecta con la vía hacia Huejuquilla.

Al llegar al lugar encontraron un auto presuntamente abandonado, pero fueron sorprendidos por sujetos armados que salieron de entre la maleza.

Instantes después llegaron autos con más hombres armados para unirse al ataque contra los policías municipales.

Los oficiales repelieron la agresión, pero los vehículos de sus agresores contaban con blindaje artesanal, lo que evitó bajas de su parte. Los atacantes lograron escapar.